Viernes de furia en Gaza: casi 400 heridos en nuevas protestas contra Israel

Miles de palestinos se manifiestan en la frontera y se enfrentan con las fuerzas israelíes. Algunos recibieron impactos de bala, o están afectados por los gases lacrimógenos.



No Banner to display

Cerca de 400 personas, dos de ellas periodistas, resultaron heridas este viernes por disparos del ejército israelí o intoxicados por inhalación de gases lacrimógenos, en las protestas en la frontera entre Gaza e Israel, informaron fuentes del Ministerio de Sanidad palestino en la Franja.

Cinco de los heridos se encuentran en situación crítica, señaló en un comunicado el portavoz de Sanidad, Ashraf al Qedra.

La de este viernes es la última de una serie de manifestaciones contra el bloqueo de Gaza orquestado por Israel y Egipto, y coincidió con el Día de Jerusalén, protesta instituida por Irán en contra del control israelí sobre la ciudad santa.

Entre los heridos se encuentran dos reporteros: Mohamed al Baba, fotógrafo de AFP, que recibió un disparo en la pierna derecha, y un camarógrafo de la televisión Al Aqsa (vinculada al movimiento islamista palestino Hamás, que controla Gaza) que aun no ha sido identificado y que resultó herido de carácter reservado al recibir el impacto de un bote de humo.

Sanidad denunció en un comunicado que los soldados israelíes están lanzando bombas de humo a las ambulancias que tratan de asistir a los heridos en el este de la localidad de Jan Yunis, en el sur de Gaza.

Según la nota, un bote de humo impactó y rompió la ventanilla de una de las ambulancias.

Miles de personas (10.000 según los organizadores y según el Ejército israelí) acudieron este viernes a cinco puntos de la frontera entre Gaza e Israel para participar en las marchas de protesta, convocadas por undécimo viernes consecutivo y que esta vez coinciden con el último viernes de Ramadán, la conmemoración del comienzo de la Guerra de los Seis Días y del Día de Jerusalén.

La movilización, denominada hoy Marcha del Millón a Jerusalén, empezó a primera hora de la tarde, con las marchas, quema de neumáticos y el lanzamiento de decenas de cometas incendiarias hacia territorio de Israel, desde donde las tropas israelíes emplearon abundante material antidisturbios para impedir a los participantes acercarse a la verja.

En la protesta en Jan Yunis participó Sabrén Razan, madre de la voluntaria paramédica muerta la pasada semana por un disparo israelí, que se puso este viernes el chaleco de su hija, que la identificaba como personal sanitario, con el agujero de bala para recordar y denunciar su muerte.

El Ejército señaló que los manifestantes quemaron neumáticos, lanzaron granadas y bombas caseras así como piedras a las tropas y lanzaron cometas incendiarias.

“Las tropas están respondiendo con medios antidisturbios y operan de acuerdo con las normas”, indicó un comunicado militar.

Al menos 115 manifestantes palestinos han muerto y cerca de 3.800 resultaron heridos por fuego del Ejército israelí desde el inicio de las marchas a finales de marzo.

Dawood Shihab, portavoz de la Yihad Islámica en Gaza, señaló que las marchas “son pacíficas” y aseguró que se mantendrán “sean cuales sean el precio y los sacrificios” que conlleven.

Fathi Hammad, miembro de la dirección de Hamás, señaló por su parte que “hoy el pueblo está unido porque Jerusalén pertenece a todos los árabes, musulmanes y palestinos”.

“Rechazamos la declaración de (el presidente de EEUU, Donald) Trump (en aparente alusión al traslado de la embajada de su país a Jerusalén) y hemos venido aquí a decir que seguiremos con las marchas del retorno hasta que se rompa el bloqueo y se logre el derecho al retorno”, dijo Hammad.

 

Fuente: Clarín 

Publicado en: Destacado, Mundo, Noticias   Etiquetas: , , ,


Articulos relacionados