El caso por el que fue condenado ocurrió el 24 de junio de 2004 cuando D’Elíoa y un grupo de manifestantes entró por la fuerza “de modo violento” a la comisaría 24 en reclamo del esclarecimiento del asesinato del dirigente de un comedor barrial, Martín “El Oso” Cisneros.

Según la acusación, D’Elía habría impedido salir a personas que hacían trámites, entre ellos una embarazada que sufrió una crisis, y además causó serios daños como roturas en vidrios, computadoras, bienes muebles y una motocicleta.

Previo al juicio, había dicho que el delito prescribió y que a pedido de Macri” se unificaron dos causas distintas para enviarlo a prisión. Y anticipó que terminaría en prisión: “No creo en este tribunal, más allá del fallo el único objetivo es condenar a D’Elía”.

Precisamente, D’Elía había sido sobreseído por prescripción a raíz del paso del tiempo sin sentencia, pero la Cámara Federal de Casación Penal revocó ese fallo en 2012 y ordenó enviarlo a juicio oral.