Debilitado, Michael Temer quedó con menos aliados en el Congreso

Luego de la denuncia del fiscal, el presidente se reunió con sus aliados para intentar resistir en el cargo.



No Banner to display

El presidente Michel Temer quedó hoy más debilitado y con menos aliados en el Congreso, a partir de la denuncia en su contra del fiscal general, Rodrigo Janot, que lo acusó por corrupción, obstrucción de la justicia y asociación ilícita, en medio del nuevo tsunami del escándalo brasileño derivado de la revelación de las delaciones de los empresarios de JBS, el frigorífico más grande del mundo, que incluyen el pago de sobornos.

Un día después de negar su renuncia frente al avance de las negociaciones, Brasil vivió otra jornada plena de sorpresas por las relaciones inconfesables entre empresarios y políticos y la financiación de la política: si la delación de 77 ejecutivos de Odebrecht era una muestra de corrupción explícita, la de JBS es lo más parecido a la porno política.

Relatos de sobornos y pagos ilegales que incluyen a Temer, a los ex presidentes Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff y a los ex candidatos presidenciales Aecio Neves y José Serra, canciller hasta hace un mes, coparon los televisores y pantallas de los brasileños con la divulgación de los videos de las delaciones de los magnates Joesley y Wesley Batista, hoy en Estados Unidos.

El pago de un soborno de 2 millones de dólares para Neves fue filmado y seguido por una entrega controlada por la policía federal. El senador suspendido dijo hoy que se trató de un préstamo.

El movimiento político frente a la caída de los principales tres partidos, el PMDB de Temer, el PSDB de Neves y del ex presidente Fernando Henrique Cardoso, y el PT de Lula y de Rousseff fue incesante este viernes en Brasilia y San Pablo.
En el departamento del barrio de Higienópolis de San Pablo, Cardoso actuó como uno de los principales negociadores sobre la transición en caso de que Temer renuncie.

Pero el núcleo que hasta hoy apoyaba a Temer y al PSDB busca que se cumpla el rito, en caso de renuncia, de que el presidente de Diputados, Rodrigo Maia, asuma por 30 días y en ese lapso convoque a elecciones indirectas hechas por el Congreso, para elegir un presidente “tapón” hasta el 31 de diciembre de 2018.

Fuente: Télam

Etiquetas: Destacado, Mundo, Noticias. Bookmark the permalink.