Las carpas cuestan más que un alquiler y hay muchas vacías

En el sur de Mar del Plata piden hasta $ 8.500 por la segunda quincena de enero, lo mismo que un departamento de un ambiente en la zona. En Pinamar los precios también son exorbitantes.



No Banner to display

En el sur de Mar del Plata piden hasta $ 8.500 por la segunda quincena de enero, lo mismo que un departamento de un ambiente en la zona. En Pinamar los precios también son exorbitantes.




En las playas exclusivas de la zona sur de Mar del Plata alquilar una carpa puede salir lo mismo o más caro que un departamento de un ambiente en el centro. Primer ejemplo: en El Taíno, balneario top de la zona del Faro, la carpa para la segunda quincena cuesta $ 8.500. Por el mismo precio y la misma cantidad de días, la inmobiliaria Estudio Uno ofrece un “ambiente amplio a la calle, luminoso, con TV por cable, cocina separada, a tres cuadras del Casino”. Se vuelve a dar en otras zonas. En Punta Mogotes, se ofrece departamento en buen estado de un ambiente por $ 389 diarios (según una inmobiliaria de la zona), mientras que la carpa sin estacionamiento en el balneario Ulises –no es de los más caros– sale $ 400 cada día.

Es un fenómeno de siempre: los balnearios cubren sus costos con el alquiler de los marplatenses, que reservan con precios más bajos antes del verano, y hacen una diferencia con los precios de la temporada”, le dijo Oscar Gonnet, dueño de una de las inmobiliarias fuertes de la ciudad. “De todas formas, el turista suele alquilar carpa por día y elige si va a la playa según el tiempo; de esa manera, puede terminar pagando menos que el departamento”, aclara.

Desde la Cámara de Balnearios, Restaurantes y Afines (Cebra), explican que los niveles de ocupación de carpas promedian el 60%. Y al caminar se ve cómo se alternan carpas ocupadas con varias vacías. En el edificio Alfar, en El Faro, un departamento para la segunda quincena de enero cuesta $5.500, contra la carpa en las playas privadas de la zona que en el mismo período arrancan en los $6.000. Así, se ven muchas sombrillas y heladeritas que se instalan en los sectores de uso público.

“Es caro alquilar carpa, pero si el tiempo acompaña te pasás todo los días acá y tenés vestuarios, clases, canchas de fútbol; te resuelve las vacaciones”, le dijo a Clarín Néstor Gauthier, un porteño del balneario El Carmen de Mogotes. En las playas del centro de Pinamar hay una imagen que se repite: carpas con la lona enrollada, reposeras apiladas, mesa plegada. Es que alquilar una carpa por día puede costar lo mismo que una noche de alojamiento -o más que varias cenas para una familia tipo- y hay quienes optaron por volver a la clásica: lonita y sombrilla.

Durante los primeros días de enero, mientras hubo lluvias, animarse a pagar una carpa por semana o quincena para reducir gastos -en el balneario Cocodrilo, por ejemplo, una carpa con dos reposeras cuesta $1.000 por día pero si se alquila por quincena cuesta $13.000- implicaba un gran riesgo. Lo explica Mónica Lorriazaga, 38 años, de Belgrano, bajo una sombrilla con su hija de 3 años: “Cuando venís con chicos o con gente mayor te sentís un poco obligado a alquilar una carpa. El problema es que alquilar por quincena es un riesgo: es cierto que te ahorrás 2 mil pesos pero ¿si te toca una racha de días feos? Perdiste todo”.

Pensemos en los balnearios más exclusivos, como CR. Allí, el alquiler de una carpa cuesta $1.100 por día: lo mismo que cuesta que una familia de 4 personas cene dos veces en un restaurante clásico del centro, como la Sociedad Italiana. Y en algunos casos, cuesta casi lo mismo que un alojamiento digno: una noche en un hotel tres estrellas como el Araucarias (en base doble y con desayuno) cuesta, en la segunda quincena de enero (la más cara de la temporada) $1.300 por noche. Los alojamientos de dos estrellas, incluso, son mas económicos que el servicio de carpas: el Hotel Saint James, sobre la calle Constitución, cobra $965 la habitación estándar para dos personas.

Hay balnearios menos top, como Bacota o Salvador Gaviota, donde el alquiler de una carpa cuesta entre $400 y $500 por día. “Lo mismo que me costó esta reposera –se ríe Pablo Sieira, cordobés, sentado en su lona con sus tres hijos justo donde termina la zona privada–. Y la uso todos los días”

Fuente: Clarín

Publicado en: Sociedad   Etiquetas: , ,


Articulos relacionados