Vivió en la montaña 100 días solo y harán una película con su historia

José Díaz encaró una aventura personal en un parque nacional de Asturias y registró toda su experiencia en un documental.
 



No Banner to display

José Díaz llevaba años acariciando la idea de pasar una larga temporada solo en su cabaña de Caleao, en el parque natural de Redes, en Asturias, España, a donde acude cada semana desde hace 15 años. Tener esa experiencia en el bosque le rondaba la cabeza. Y quería sacar sus conclusiones viviéndola. Sin embargo, para él era casi una utopía pensar en que podía pasar unos meses en este lugar, sobre todo por las obligaciones laborales y familiares.

Pero, sorpresivamente surgió esa posibilidad en una charla con un amigo, el productor de cine José María Morales. Éste le puso en bandeja la posibilidad de materializar su sueño y tener a su alcance lo que siempre quiso hacer y nunca había podido. Le brindó apoyo técnico y económico para poner en práctica un proyecto que, al final, fue modelado con sentido práctico.

No se separaría del mundo tres meses por un mero capricho personal, como había imaginado, “sino para desarrollar un proyecto que pudiera ser llevado al cine”.

La película (“100 días de soledad”), en la que el propio José Díaz es director y protagonista, se podrá ver en los cines de toda España a partir del 16 de marzo.

Díaz confiesa que le interesan las historias de los robinsones. Recordaba los mensajes del libro Walden (1854), donde el escritor norteamericano Henry David Thoreau –referencia de muchos ecologistas– explica sus dos años de vida en una cabaña autoconstruida junto al lago Walden. Le atraía pensar que con su aislamiento podría ver el mundo “desde otro punto de vista”.

Otra de las motivaciones (no la principal) era disfrutar de la naturaleza, pues está convencido de que el contacto con esta es básico y necesario. “A una persona en activo no le aguanta el cuerpo si no tiene un contacto mínimo con la naturaleza. Es una válvula de escape”, dice. Pero lo que más le movió era el reto de comprobar si, como él sostiene, “vivimos con mucho más de lo que necesitamos”. Y de esta experiencia de tres meses salen reforzados los valores de la austeridad o la sobriedad.

Fuente: Clarín



Articulos relacionados