Una argentina vuelve a ganar el prestigioso premio internacional Por las mujeres en la ciencia

Karen Hallberg, elegida para recibir el premio LOréal Unesco por América Latina.



No Banner to display

Desde muy chica, la física argentina Karen Hallberg se sintió fascinada por los enigmas del mundo. Era tal su avidez por encontrar respuestas a las innumerables preguntas que le inspiraba su enorno, que en su familia solían llamarla “Señorita porqué”.

“Recuerdo que volvía corriendo de excursiones a la Quebrada de Humahuaca [en Jujuy, donde creció] para ver a Carl Sagan en la serie Cosmos”, confiesa desde Bariloche, donde hoy es profesora del Instituto Balseiro, investigadora principal del Conicet, jefa del departamento de materia condensada de la gerencia de física de la Comisión Nacional de Energía Atómica en el Centro Atómico de esa ciudad.

Hallberg, un nombre de referencia en el escenario internacional en teoría cuántica de la materia condensada, una disciplina que estudia los fenómenos emergentes de las propiedades cuánticas de la mateia, acaba de ser elegida como una de las cinco mujeres del mundo que serán laureadas el próximo 15 de marzo con el premio L’O’réal-Unesco “Por las mujeres en la ciencia”, que en esta oportunidad se otorga a ciencias de la tierra, computación, astronomía, matemática, ingeniería, química y fisica. El galardón, que se entrega desde hace 21 años, reconoce los aportes científicos de investigadoras extraordinarias, una por cada continente, es decidido por un jurado internacional de altísimo nivel y reconocido como el más prestigioso destinado a las científicas.

“Estoy muy contenta -exclama la investigadora, que además es madre de un graduado en ciencias de la computación y una médica que está haciendo su residencia en ginecología y obstetricia, juega al tenis, corre, anda en kayak, hace trekking y, como si todo esto fuera poco, toca el cello-. Ésta es una de las acciones más importantes para promover el lugar de la mujer en la ciencia, la más visible. ¡Me tomó completamente por sorpresa! Casi todos los premios L’Oréal-Unesco internacionales otorgados con anterioridad a científicas argentinas habían sido para la biomedicina, salvo el de Mariana Weissmann (también física), en 2003. Por supuesto es lindo que reconozcan el trabajo de uno, pero lo más importante es que permite visibilizar la física local, un área que, como en ciencias de la tierra, computación, astronomía, matemática, ingeniería, física y química solo alrededor del 30% de los estudiantes son mujeres, y la participación femenina va disminuyendo a medida que se avanza en la carrera. Esa proporción es incluso menor en el Instituto Balseiro: solo un 10% de los estudiantes son mujeres, no tenemos ninguna profesora titular y una sola profesora asociada. Esto da la oportunidad de transmitir un mensaje”.

Fuente:

La Nación