Un fiscal pidió que Cristóbal López, Fabián De Sousa y Ricardo Echegaray vayan a juicio

Lo hizo Gerardo Pollicita. Es en la causa por defraudación al Estado por la deuda de $8.000 millones que Oil Combustibles le debe a la AFIP.



No Banner to display

El fiscal Gerardo Pollicita pidió este lunes ante el juez Julián Ercolini la elevación a juicio oral y público de Cristóbal López, Fabián De Sousa y Ricardo Echegaray por el delito de defraudación agravada. Asimismo, requirió que se afecte al embargo de $ 17.000 millones los bienes de los acusados, el secuestro de los mismos, el depósito y administración judicial de los bienes muebles, y una tasación de la totalidad de todo. La Justicia quiere ponerle un número a la fortuna de los acusados.

Los dueños del Grupo Indalo están presos en el marco de esta causa, y según pudo saber Clarín, el juez enviará a López, De Sousa y Echegaray a juicio oral y público en unos veinte días. ​

Cristóbal López está acusado de haber defraudado al Estado en $ 8.000 millones durante el último gobierno de Cristina Kirchner por no pagar el Impuesto a la Transferencia de los Combustibles (ITC) con Oil Combustibles, la petrolera que hoy está quebrada. Así generó una deuda multimillonaria con el fisco, mientras utilizaba los fondos que no le pagaba a la AFIP para financiar y ampliar su conglomerado empresarial.

Para el fiscal Pollicita la causa no es ajena a la investigación por una supuesta asociación ilícita encabezada por Néstor y Cristina Kirchner, ni del expediente que sigue el direccionamiento de la obra pública a empresarios K como Lázaro Báez. Pollicita cree que hay una “matriz de corrupción” que dio “favores” a un “reducido número de empresarios amigos ligados personal y comercialmente” a los Kirchner. Entre ellos, para el fiscal, está López.

Con este telón de fondo, Pollicita en un dictamen de 114 páginas al que accedió Clarín, sostiene que los empresarios K se dedicaron de manera sistemática y constante a “llevar a cabo negocios espurios con el objetivo de apropiarse de fondos públicos”. Hay más. Estos empresarios amigos fueron engranajes en la etapa siguiente: la del “reciclaje de activos”. Así, se “retornó una porción de lo sustraído” al Estado, como es el caso de López a la AFIP, mientras era inquilino de Cristina Kirchner y adquiría medios de comunicación “funcionales al Gobierno” kirchnerista.

 

Fuente: Clarín



Articulos relacionados