Trump sube el tono en la guerra comercial con China pero los rojos siguen creciendo

La guerra comercial que Donald Trump emprendió contra China no parece estar teniendo el efecto buscado. El excedente comercial de China con Estados Unidos se disparó en agosto hasta un nivel récord de 31.050 millones de dólares, impulsado por un aumento de las exportaciones del gigante asiático, en un contexto de guerra comercial entre Beijing y Washington. […]



No Banner to display

La guerra comercial que Donald Trump emprendió contra China no parece estar teniendo el efecto buscado. El excedente comercial de China con Estados Unidos se disparó en agosto hasta un nivel récord de 31.050 millones de dólares, impulsado por un aumento de las exportaciones del gigante asiático, en un contexto de guerra comercial entre Beijing y Washington.

Este excedente, cuya magnitud exaspera a la administración norteamericana, subió 18,7% respecto al mismo mes de 2017, y aumentó de forma importante en relación al nivel de julio (28.100 millones de dólares), según las cifras publicadas este sábado por la administración china de aduanas.

Horas antes de difundirse esos datos Trump había vuelto a la carga contra el Imperio del Centro amenazando con imponer aranceles a todas las importaciones del gigante asiático.
Estados Unidos ya aplicó tasas a bienes chinos por 50.000 millones de dólares y otra andanada de aranceles abarcando productos por 200.000 millones están “listos” y podrían aplicarse “muy pronto”, dijo Trump.Añadió que “hay otros 267.000 millones de dólares prontos para instaurar en cuanto yo lo quiera”. De ser así, virtualmente todo lo que le compra Estados Unidos a China estaría tasado con aranceles.

Estas declaraciones parecen chocar con las formuladas horas antes por el asesor económico de la Casa Blanca Larry Kudlow, quien dijo que su país y China seguían discutiendo sobre sus divergencias comerciales.

“China, es un problema demasiado grande.  Estoy siendo duro con China porque tengo que hacerlo”, explicó el mandatario que ha emprendido una política proteccionista con ofensivas arancelarias contra Europa y sus vecinos. Durante esas declaraciones cargó también contra Canadá al que acusó de “estafar” a su país y antes calificó de un problema similar al chino a la Unión Europea.

El jueves expiró la fecha límite para discutir con sectores estadounidenses interesados si se imponía una nueva lista de tarifas por 200.000 millones de dólares a China por lo que Trump podría imponerlas en forma inmediata.  Las declaraciones pesaron sobre los mercados bursátiles y el Dow Jones cerró con pérdidas de 0,31%, la misma tendencia que el Nasdaq, que retrocedió 0,25%. Según los analistas, se esperan otros efectos debido a que la guerra ralentiza el comercio y causa también efecto no deseados en la economía norteamericana y en el empleo.

En ese sentido el empresariado norteamericano advirtió sobre las represalias de Beijing que se corporizarían tanto bajo la forma de regulaciones duras u otros medios administrativos o incluso recurriendo a ventas de grandes cantidades de bonos del Tesoro de Estados Unidos. China es el principal acreedor mundial de Norteamérica.

El jueves, el ministerio de Comercio chino dijo desde Pekín que su país puede responder. “Si dogmáticamente EE.UU. Unidos implementa nuevas medidas tarifarias China, China deberá tomar las necesarias contramedidas”, dijo Gao Feng, vocero de esa cartera.

La preocupación de EE.UU. no es tanto ni solo el comercio sino el impactante crecimiento tecnológico de China que se encuentra en camino de liderar a nivel global los desarrollos de inteligencia artificial y robótica, afirman los analistas.

Fargo, EE.UU. y Beijing. Agencias

Fuente: Clarín

Publicado en: Destacado, Mundo, Noticias   Etiquetas: , , ,


Articulos relacionados