Sigue el paro del transporte urbano en Córdoba y se presta un servicio de emergencia

Los choferes del transporte urbano de pasajeros de la ciudad de Córdoba cumplen el noveno día consecutivo de paro total de actividades, luego de haberse frustrado un entendimiento alcanzado entre los colectiveros y el Ministerio de Trabajo de la provincia.



No Banner to display

El servicio de transporte de la ciudad de Córdoba funciona parcialmente con un ‘Plan de emergencia’ que se aplica por segundo día, entre las 7 y las 21 con la puesta en marcha de alrededor del 25% de las unidades de colectivos para cubrir los servicios de las líneas centrales del transporte de pasajeros urbanos.
El conflicto lleva este martes el noveno día consecutivo, luego de haberse frustrado anoche un entendimiento alcanzado entre los colectiveros y el Ministerio de Trabajo de la provincia para levantar las medidas de fuerza, debido a que los empresarios y el municipio capitalino desconocieran el acuerdo y ratificaran los despidos y descuentos de los días de paro.
El ministro de Trabajo de la provincia, Omar Sereno, dijo este martes a los medios locales que anoche los choferes se presentaron espontáneamente en su despacho para solicitar que el conflicto se retrotraiga a la fecha de la conciliación obligatoria y de esa manera levantar la huelga con la condición de dejar sin efecto los despidos, las suspensiones, los descuentos de los días de paro y abrir una mesa de diálogo por el reclamo salarial.
La Municipalidad de la Ciudad de Córdoba y las empresas de la Federación del Transporte Automotor de Pasajeros (Fetap), actores en el conflicto, se negaron a firmar el acta acuerdo al rechazar la ‘amnistía’ pretendida por los conductores para retomar sus tareas.
“Los despedidos están firmemente despedidos. Hubo un marco de ilegalidad en las medidas de fuerza aplicadas que no tuvieron el respaldo gremial” de la conducción nacional de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) ni de la delegación local de esa entidad local, sostuvo en la medianoche el titular de la empresa Coniferal y vicepresidente de la Federación de Empresarios del Transporte Automotor de Pasajeros (Fetap), Gustavo Mira.
En igual sentido se manifestó el intendente de la ciudad de Córdoba, Ramón Mestre, al sostener que “los trabajadores despedidos han perdido sus trabajos y las horas no trabajadas no van a ser abonadas”, y ratificó el ‘Plan de Emergencia’ que hoy se aplica en su segundo día.
Los empresarios y el intendente Mestre aclararon que no fueron parte de la reunión que anoche se realizó entre los choferes y el ministro Sereno.
Marcelo Marín, el delegado y principal referente de los choferes, reiteró que “no se va a negociar ningún acuerdo que implique despidos”, y resaltó que están dispuestos a seguir dialogando para encontrar una salida pero que “de ninguna manera vamos a volver al trabajo a costa de la pérdida del empleo”, por lo tanto ratificó la continuidad de las medidas de fuerza.
Con el objetivo de seguir dialogando para encontrar una salida al conflicto, el ministro Sereno convocó a las partes a una reunión para este martes.
El ‘Plan de emergencia’ cumple su segundo día y se realiza entre las 7 y las 21 con la puesta en marcha de alrededor del 25% de las unidades de colectivos para cubrir los servicios de las líneas centrales del transporte de pasajeros urbanos.
El conflicto comenzó a gestarse el 2 de junio último con diversas asambleas y la madrugada del lunes 5 arrancó el paro total de actividades, que se continúa ininterrumpidamente desde entonces y alcanza a Aucor, Coniferal, Ersa y trolebuses Tamse, las cuatro empresas que prestan el servicio urbano de pasajeros en la capital cordobesa.
Los choferes rechazan el incremento nacional del 21% acordado por la UTA nacional para el sector, reclama un incremento salarial del 32,5% y la normalización del sindicato local, que se encuentra intervenido desde el año pasado.

Fuente: Télam



Articulos relacionados