“Senadores percha”, la polémica expresión para nombrar a los que votan en contra del aborto

La percha para colgar la ropa, un elemento histórico y básico en la organización doméstica, simboliza, hoy, el costado más dramático de los abortos clandestinos. Tras la repercusión mundial de la rupturista contratapa de la edición internacional del diario The New York Times de este martes (fondo verde, percha blanca y un auspicioso “adiós”), los legisladores que, según anunciaron, votarán […]



No Banner to display

La percha para colgar la ropa, un elemento histórico y básico en la organización doméstica, simboliza, hoy, el costado más dramático de los abortos clandestinos.

Tras la repercusión mundial de la rupturista contratapa de la edición internacional del diario The New York Times de este martes (fondo verde, percha blanca y un auspicioso “adiós”), los legisladores que, según anunciaron, votarán en contra de la despenalización del aborto están siendo llamados en las redes sociales “senadores percha”.

Se trata de un polémico caso de carácter transitivo o, como en algunas figuras retóricas, de reemplazar el todo por una parte: en este caso va desde la percha de metal inventada por el estadounidense Albert Parkhouse en 1903, que durante todo el siglo XX (y hasta hoy) sirvió de herramienta improvisada para practicar abortos inseguros “puertas adentro”, hasta los senadores argentinos posicionados en contra el aborto, que ejercitan, guste o no, su derecho a votar en contra de un proyecto que no les convence.

A su modo, el arte, especialmente el cine, vino siendo un espejo de esta realidad, donde las perchas condensan lo más siniestro de la urgencia que viven muchas mujeres. Aunque no hay perchas a la vista, los elementos filosos “dan la idea” en la amable y romántica Dirty Dancing (1987), donde se recrea una escena de aborto clandestino practicado por un simple médico de vacaciones, el papá de la protagonista, Babe (Jennifer Grey), a Penny, la compañera de baile de Johnny (Patrick Swayze).

O bastaría ver un documental estadounidense realizado hace diez años que cuenta, precisamente, la historia del derecho al aborto en ese país. ¿Cómo se llama? The Coat Hanger Project. “Coat hanger”, claro, significa “percha de ropa”.

Fuente: Clarín



Articulos relacionados