Se entregó el hermano de Agustín Orion por los incidentes en la cancha de Midland

Sebastián Orion tenía pedido de captura por un enfrentamiento entre jugadores y dirigentes del club de Libertad con policías tras un partido frente a Luján.
 



No Banner to display

Sebastián Orion, hermano del arquero Agustín Orion (hoy en Colo Colo) y presidente de la Subcomisión de Fútbol del club Midland, se entregó en la comisaría 4ª de Merlo. El dirigente tenía pedido de captura en una causa en la cual está acusado de infringir la Ley del Deporte durante un partido en el que su equipo disputó frente a Luján por el campeonato de la Primera C.

El dirigente se presentó voluntariamente en la dependencia policial junto a su abogado y allí quedó alojado, a la espera de ser indagado. Por esta misma causa, cuya instrucción está a cargo de la UFI 5 del Departamento Judicial Morón, ya había sido detenido el sábado Fabio Quiroga, secretario de la Subcomisión de Fútbol de Midland.

De acuerdo a lo consignado en la causa, Orion habría infringido el artículo 10° de la Ley 11.929, que establece penas de 15 a 30 días de arresto y/o prohibición de concurrencia a partidos de 6 a 20 fechas para quien “en forma ocasional o sistemática provocare disturbios, incitare a la riña, insultare o amenazare a terceros, o de cualquier modo afecte o turbare el normal desarrollo de un espectáculo deportivo”.

Los hechos por los que está acusado el hermano del ex arquero de San Lorenzo, Estudiantes, Boca y Racing, ocurrieron el martes 6 de marzo en el estadio Ciudad de Libertad, donde el conjunto local derrotó 2 a 1 a Luján en un duelo disputado a puertas cerradas.

Una vez concluido el encuentro, un grupo de futbolistas de Midland que no habían sido convocados para jugar, intentaron acceder a la zona de vestuarios para celebrar la victoria junto a sus compañeros, pero efectivos de la Policía bonaerense les impidieron el paso.

Se produjo entonces una discusión que rápidamente derivó en agresiones físicas, en las cuales los futbolistas Brian Romero y Lucas Buono se llevaron la peor parte. Ellos y otros compañeros sufrieron golpes y contusiones, lo que ocasionó una denuncia de la dirigencia del club de Libertad por “lesiones y abuso de autoridad”.

“La Policía les pidió de mala manera a los jugadores que bajaran de la tribuna en la que estaban viendo el partido”, relató Buono en declaraciones realizadas en el sitio Doble Amarilla. “Empezaron los empujones y manotazos a mis compañeros. Ahí me metí en el medio pidiéndole a la Policía que parara, que éramos todos jugadores. Pero se terminó generando una pelea importante en la cual fuimos agredidos”, añadió.

Fuente: Clarín