Rusia, Irán y Turquía se atribuyeron el fin de la guerra civil y organizarán una cumbre para definir el futuro de Siria

Tras la caída de las últimas ciudades en poder del grupo terrorista Estado Islámico, Vladimir Putin, Hasan Rohani y Recep Tayyip Erdogan se reunieron en Sochi para preparar un diálogo entre el régimen de Bashar al Assad y sus opositores



No Banner to display

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, recibió este miércoles en Sochi sus pares de Turquía e Irán, Recep Tayyip Erdogan y Hasan Rohani, respectivamente, para impulsar un proceso de paz en Siria tras la derrota militar del Estado Islámico (ISIS, en inglés) en el país árabe.

“Se ha dado un golpe decisivo a los yihadistas y ha surgido una verdadera oportunidad de poner fin a esta guerra civil, que data de hace varios años“, declaró el mandatario ruso en su discurso de apertura de la cumbre organizada a pocos días del inicio de unas nuevas conversaciones de paz en Ginebra, bajo los auspicios de la ONU.

Gracias a los esfuerzos de Rusia, Irán y Turquía hemos podido evitar un colapso de Siria, evitar que pase a estar en manos de terroristas internacionales“, agregó. “Una solución en Siria exige concesiones de todos, incluido del Gobierno”, matizó Putin.

Los tres mandatarios también acordaron la celebración de un “congreso” sobre Siria en Rusia, en el que participen régimen y oposición.

“Los presidentes de Irán y Turquía apoyaron la iniciativa de un congreso nacional sirio en Sochi”, declaró el presidente ruso. La celebración de ese “congreso”, cuya fecha no ha sido aún determinada, será un “estimulante” para el proceso de paz que avanza con dificultades en Ginebra, bajo el patrocinio de la ONU.

Erdogan indicó, por su lado, que Ankara, Moscú y Teherán deberán “coordinarse para preparar el congreso nacional sirio”, según sus declaraciones traducidas al ruso. “Nuestra declaración común es el primer paso que refleja esa nueva cooperación”, añadió.

Un día antes de esta cumbre tripartita, el jefe del Kremlin se reunió, también en el balneario sobre el Mar Negro, con el presidente sirio Bashar al Assad, y mantuvo una serie de consultas telefónicas en un gran despliegue diplomático que promueva un arreglo negociado para la crisis siria.

Putin habló por teléfono con el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, así como con varios líderes de países de Oriente Medio, a quienes informó de sus conversaciones con Al Assad.

“La iniciativa rusa de celebrar pronto el congreso para el diálogo sirio busca conservar la soberanía, la independencia, la integridad territorial de Siria, y lograr el arreglo político mediante un proceso de negociación dentro de ese país lo más inclusivo posible”, señaló el Kremlin ayer, tras la conversación entre Putin y Trump.

(Con información de AFP y EFE)

Fuente: Infobae

Foto: Reuters

Publicado en: Destacado, Mundo, Noticias   Etiquetas: , , ,


Articulos relacionados