Ricardo Gil Lavedra renunció como abogado de la AFIP en el juicio contra Cristóbal López

Tras la elevación a juicio de la causa Oil, le explicó su decisión al titular del organismo tras el "éxito" en "la etapa más compleja de la labor".



No Banner to display

Luego de lograr la elevación a juicio del detenido empresario Cristóbal López y los miles de millones de pesos que éste le retuvo al Fisco, el abogado Ricardo Gil Lavedra renunció esta semana a la representación que ejercía en nombre de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) en la causa penal sobre la empresa petrolera Oil Combustibles.

A través de una nota dirigida al nuevo titular de la AFIP, Leandro Cuccioli, el ex juez, ex ministro y ex diputado nacional notificó al organismo recaudador que dejará su función luego de haber “cumplido exitosamente la etapa más compleja de la labor” que le fue “encomendada”. La causa contra López fue elevada a juicio esta semana por el juez Julián Ercolini y los 27 cuerpos del expediente principal ya se encuentran en manos del Tribunal Oral en lo Criminal Federal 3 (TOCF3).

La salida de Gil Lavedra del caso, también anunciada al juez Ercolini, según dijeron fuentes judiciales, se efectivizará una vez que la AFIP designe a los nuevos profesionales que la representarán de ahora en más en el juicio penal por el presunto fraude a la administración pública que se le endilga a López.

Fuentes gubernamentales y judiciales dijeron a Clarín que la AFIP trabaja en colocar en lugar de Gil Lavedra a un grupo de abogados del cuerpo del Estado que, en principio, serían de la Procuración del Tesoro de la Nación (PTN) a cargo de Bernardo Saravia Frías. Este equipo sería el que trabajará el caso en el juicio oral y, lo más importante, en el expediente en el que se tramita la acción civil encarada por el organismo recaudador contra el empresario identificado con el kirchnerismo.

Gil Lavedra había sido contratado por la AFIP durante la gestión de Alberto Abad, al inicio del gobierno de Mauricio Macri, como abogado externo, ante la posibilidad de que los propios abogados del organismo pudieran quedar envueltos en sospechas por su actuación previa en los planes de pago excepcionales concedidos a Oil Combustibles durante la gestión de Ricardo Echegaray durante el kirchnerismo.

Según pudo saber este diario, en su misiva Gil Lavedra agradeció a Cuccioli y Abad “la confianza y el apoyo que” le “han dado para llevar adelante un proceso emblemático en la lucha contra la corrupción en la Argentina”. López está acusado de haber desviado unos 8 mil millones de pesos que debía haber derivado al fisco como agente de retención del Impuesto a la Transferencia de Combustibles (ITC). Calculados los intereses esa acreencia llegaría hoy a los 16 mil millones de pesos.

Ese impuesto se le cobraba a cada usuario que cargaba nafta o gasoil en las estaciones de servicio de Oil Combustibles pero el Gobierno sostiene que se usó esa plata para comprar medios de comunicación que acompañaran el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Esos medios están hoy en concurso de acreedores, la misma situación en la que se presentó Oil a los pocos meses de asumido el gobierno de Mauricio Macri y que ahora se transformó en un proceso de quiebra de la compañía y con López fuera de ella.

En Tribunales se había especulado con la renuncia de Gil Lavedra cuando anunció su salida del organismo encargado de recolectar los impuestos nacionales y también cuando se conoció el fallo de la Cámara Federal que excarceló a López y modificó la carátula del caso al transformarlo en una mera evasión tributaria. Los dos jueces que fallaron a favor de López, Jorge Ballestero y Eduardo Farah, ya no integran la Cámara Federal.

Sin embargo, el ex miembro de la histórica Cámara Federal que juzgó y condenó a los ex comandantes de la dictadura durante el gobierno de Raúl Alfonsín, recién concretó su salida de la representación de la AFIP esta semana, una vez que la causa fue ratificada como un fraude al Estado y elevada a juicio.

Fuentes judiciales dijeron que el juicio contra López y su socio Fabián de Sousa, también detenido, podría demorarse en virtud de los otros casos que tiene para resolver el TOCF3, como los de la empresa alemana Siemens, la venta de drogas en la ex Villa 31, el del ex intendente de la ciudad correntina de Itatí acusado de narcotráfico Natividad “Roger” Terán y el del nuevo juicio contra el primer detenido de la causa por el atentado contra la AMIA, Carlos Telleldín, entre otros.

Fuente: Clarín 

 



Articulos relacionados