Respaldo de Macri a Vidal antes de la reunión con los docentes

El Presidente se mostrará hoy con la gobernadora; la Casa Rosada busca dar una señal de apoyo el día previo a la reunión con los gremios; quieren acotar el conflicto



No Banner to display

La recibió hace menos de un mes en Cumelén, en aquel encuentro relajado y colmado de sonrisas, que faltaron cuando el visitante fue Horacio Rodríguez Larreta. Y ahora el presidente Mauricio Macri eligió, en su retorno a la actividad oficial luego de cinco días de descanso y reuniones en Chapadmalal, protagonizar una actividad junto con María Eugenia Vidal, la gobernadora bonaerense, que mañana tendrá su primer cara a cara con los docentes encabezados por Roberto Baradel, con la discusión salarial en el primer renglón del temario.

Estarán además los ministros Lino Barañao (Ciencia) y Juan José Aranguren (Energía), pero la foto de Macri y Vidal será leída, una vez más, como un renovado respaldo presidencial a la gobernadora, así como una muestra del interés de Macri y toda la Casa Rosada por el resultado final de la pulseada con los maestros bonaerenses, caso testigo para las paritarias que se vienen en los demás gremios. “En este momento hay dos temas que nos preocupan: la paritaria docente y el conflicto con Moyano”, reconocieron desde la Jefatura de Gabinete, que encabeza Marcos Peña.

Desde el Gobierno, y también cerca de Vidal, aseguran que ambos temas están relacionados más de lo que parece. “Baradel no va a aceptar un acuerdo ahora y mucho menos una semana antes de la marcha de Moyano, a la que adhirió, pero hay que ver con qué espíritu llega a reunirse para que la discusión siga con los pibes dentro del aula”, afirmaron cerca de la gobernadora. “Va a ser una oferta baja, pero no absurda”, reconocieron desde el gabinete nacional.

En línea con la consigna que a nivel nacional recibió el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, el gobierno bonaerense ofrecería a los docentes un 15 por ciento de aumento, sin cláusula gatillo de ajuste por inflación, cuya aplicación era resistida el año pasado y que ahora reclaman los docentes bonaerenses.

Se espera, claro, una reacción negativa de los sindicalistas, en un contexto de tensión entre las partes. “Tuvimos seis reuniones previas donde se habló de otras cosas, además de lo salarial. Hemos cumplido y no extorsionamos”, suele repetir la gobernadora, que días atrás se ganó el renovado enojo de Suteba al impulsar la difusión de más de treinta mil casos de (al menos) doble afiliación a gremios docentes a través de las páginas web oficiales. Desde ese gremio retrucaron que la movida oficialista buscaba, en realidad, desafiliar docentes adheridos a Suteba como único gremio para quitarles volumen y legitimidad política antes de la pulseada paritaria.

Fuente: la nación