Qué son los penitentes, las enigmáticas dagas de hielo que crecen en el desierto

Estas formaciones pueden dar pistas sobre si hay vida en otros planetas.



No Banner to display

Cerca del volcán Llullaillaco, el segundo más alto del mundo, en pleno desierto de Atacama en Chile, se erigen los penitentes, una desafiante horda de dagas heladas que apuntan en dirección al sol. Permanecen inmóviles, erguidas con estoicismo a merced de la luz y el viento seco en uno los ambientes más hostiles del planeta.

Charles Darwin fue el primero en documentarlas en 1839, pero solo ahora, 180 años después, un grupo de científicos descubrió que estos puñales gélidos hospedan un oasis de vida en medio de la aridez. Los penitentes se encuentran principalmente en la región de los Andes de Chile y Argentina, en alturas por encima de los 4.000 metros sobre el nivel del mar.

 

Se les llama penitentes porque su aspecto blanco y puntiagudo hace recordar al de los creyentes católicos que cubren su rostro con un atuendo cónico durante sus ritos religiosos. Pueden medir desde unos cuantos centímetros hasta 5 metros y su particular forma se debe a una combinación de violentas condiciones climáticas que incluyen vientos extremos, cambios de temperatura y una fuerte radiación solar.

En un ambiente extremadamente seco como el desierto, el hielo no se derrite en forma de agua sino que directamente se evapora, en un proceso llamado sublimación. Los rayos del sol calientan la nieve en un ángulo particular, lo que produce que unas zonas se sublimen más rápido que otras.

A medida que el hielo va perdiendo masa se van formando las hendiduras curvadas, como los dientes de un cuchillo. Estas hendiduras a su vez concentran los rayos del sol, así que se subliman aún más rápido.

Al llegar al campo de los penitentes, los investigadores notaron parches rojizos, algo que en otras zonas había sido un indicador de vida microbiana. Tomaron muestras y al regresar al laboratorio confirmaron que en medio de los penitentes viven algas y otros microorganismos.

Según su investigación, esta es “la primera documentación de algas de nieve o cualquier otra forma de vida en los penitentes”. “Curiosamente, la mayoría de las algas de nieve que se encuentran en este sitio están estrechamente relacionadas con otras algas de nieve de ambientes alpinos y polares”, dijo la bióloga Lara Vimercati, coautora de la investigación.

En Plutón se han encontrado formaciones similares a los penitentes que miden varios metros, y se cree que también podrían existir en Europa, una de las lunas de Júpiter. Así, el estudio muestra que sin importar las condiciones adversas, la vida se abre camino si hay presencia de agua, quizás incluso en otros planetas…

Fuente:

BBC



Articulos relacionados