Preso por violar a su hijastra, se sacaba selfies en la cárcel y las subía a las redes sociales

Lo hacía desde el penal de Magdalena. Lo descubrió la mamá de la adolescente que fue violada durante 5 años.



No Banner to display

Marcelo Gabriel Martín está preso en la cárcel de Magdalena desde mediados de 2016. Allí cumple una condena de 13 años de prisión por violar durante casi cinco años a la hija de su expareja. Y no la pasa mal: se saca selfies en el penal y las sube a las redes sociales.

Oriana hoy tiene 17 años y vivió un infierno cuando vivía con Martín, quien la violó, manoseó y amenazó cuando era una nena.

Pese a la condena, Martín tiene la libertad de usar el celular, navegar en internet y hasta publicar en su perfil de Facebook selfies dentro de la cárcel.

“Me di cuenta en noviembre del año pasado cuando me apareció un recuerdo en Facebook. Uno de los comentarios de la foto era de él y me llamó la atención porque la foto de perfil me pareció muy actual”, dijo Ana Azcurra, madre de Oriana, en diálogo con Clarín.

Para sacarse la duda y no levantar sospechas, armó un perfil falso y de esta manera descubrió que usaba el celular desde el penal: “Me dio un asco impresionante, subía fotos con cara de loco. Pero la dejé pasar porque en ese momento atravesaba otros problemas”.

A principios de abril de este año, cuando Martín volvió a cambiar su foto de perfil, Ana dijo basta. Uno de los impulsos que la empujó a tomar cartas en el asunto fue una frase que le dijo Oriana: ‘¿Qué onda este tipo? ¿Está preso o de vacaciones?’.

“Todos los días me voy a trabajar a las 7 y vuelvo a la noche, no me alcanza para llegar a fin de mes y éste está como si nada. Al final, estoy más presa yo que él. Encima le pagan”, sentenció.

En este sentido, compartió las capturas de pantalla que hizo de las publicaciones de Martín en el grupo de Facebook “Justicia por Oriana”, que administra. Su misión es luchar, no sólo por su hija, sino por todas las mujeres que sufren abusos sexuales.

Cuando piensa en las libertades que tiene Martín dentro del penal, crece su indignación: “Le prometí a mi hija que, en la cárcel, le iban a hacer lo mismo que él le hizo a ella, además de ir preso y cumplir una pena. Por eso, cuando veo que él tiene todos estos beneficios que no debería tener, me molesta hasta que respire”.

Ana, que forma parte de la ONG Red Viva, dejó en claro que no está encaprichada en hacerle la vida imposible, pero hay algo que lo que está convencida: lo que este hombre le hizo a su hija “no tiene perdón de Dios”.

Oriana no dice mucho del tema, en relación a las fotos que sube su expadrastro. Su madre le da espacio para que ella lo haga cuando lo sienta necesario y no la presiona. “Hay días que habla profundamente y otros que lo pasa rápido. Le expliqué que, técnicamente, no está permitido usar celulares dentro de la cárcel, pero que a veces pasa”, agregó.

Los encargados del penal de Magdalena le habrían sacado el celular a Martín. Además, si bien aún no se sabe la fecha exacta, le confirmaron a Azcurra que lo trasladarán a la cárcel de Sierra Chica, en Olavarría.

Fuente: Clarín 

 

Etiquetas: Noticias, Sociedad. Bookmark the permalink.


Articulos relacionados