Paro general: se duplicó la demanda de remises y aumentó el uso de bicicletas públicas

Ante la falta de subtes, trenes y colectivos, y con un ínfimo número de taxis conducidos por sus dueños, las posibilidades de moverse por la Ciudad para aquellos trabajadores que no quieren, o no pueden, acoplarse al paro general convocado por la CGT, se vuelven sumamente remotas. Quienes no cuentan con un vehículo particular, o no combinan […]



No Banner to display

Ante la falta de subtes, trenes y colectivos, y con un ínfimo número de taxis conducidos por sus dueños, las posibilidades de moverse por la Ciudad para aquellos trabajadores que no quieren, o no pueden, acoplarse al paro general convocado por la CGT, se vuelven sumamente remotas.

Quienes no cuentan con un vehículo particular, o no combinan con otros colegas para sumarse en un viaje compartido, deben recurrir al ingenio y a los mínimos recursos alternativos que se mantienen activos durante este lunes. Entre ellos, los remises, aplicaciones de servicio de viajes como Cabify y el sistema Ecobici del Gobierno porteño se perfilaron como una opción fuerte durante la fría mañana de Buenos Aires.

“Ya podemos hablar de un aumento del 100% en la demanda de viajes. Muchos servicios fueron contratados por pymes, comercios chicos y locales gastronómicos para proveerle movilidad a sus empleados. Es una alternativa que funciona mucho durante paros y feriados, y que nosotros habilitamos porque no nos adherimos a la medida. Entendemos que esto es político, nuestro servicio es privado y no podemos darnos el lujo de no trabajar. Tenemos mucha competencia tanto legal como ilegal”, refiere Gino Marín, titular de la Cámara de Remises y Agencias de la República Argentina.

La entidad representa a 178 empresas de traslado que se encuentran registradas y funcionando legalmente en la Ciudad, sobre un total de las 576 que se contabilizaron en el último censo. Con lo cual, este número duplicado de servicios durante el paro, podría ser aún mayor.

Para el retorno, Marín adelanta que se maneja la misma cantidad de reservas, tanto de particulares como de empleados que vuelven a sus hogares en el transporte provisto por sus empleadores, y que suelen compartirse entre tres o cuatro compañeros. “En el Gran Buenos Aires son más de 300 agencias registradas y hoy todas trabajaron a tope, todavía más que en Capital. Nosotros les proporcionamos un soporte para que sepan qué estaciones de servicio están abiertas, y cuáles son las rutas alternativas por las que se puede cruzar a la Ciudad evitando los cortes”, detalla.

En la plataforma Cabify, que ofrece un servicio similar al de los remises, pero en línea, el movimiento extra también comenzó a perfilarse los días previos, cuando muchos usuarios optaron por reservar sus viajes para adelantarse al aluvión. Desde la aplicación comentan que para jornadas como la de este lunes se mantiene una cifra estable. “La demanda aumentó un 40% en relación a lo normal. Debido a esto no tomamos más reservas, y esperamos que el resto del día se desarrolle con tranquilidad y así poder ayudar a usuarios y conductores a moverse por la Ciudad”, comenta Julieta López, Directora de Marketing Cabify Argentina.

Con 500 mil usuarios registrados, esta aplicación que funciona en el país desde mediados de 2016, se diferencia de su competidora UBER, básicamente, porque opera de manera legal. Pero no por ello logra sortear el descontento del gremio de taxistas, que en más de una oportunidad se han manifestado en contra de su actividad, y hasta dirigieron ataques contra vehículos.

En cuanto a Uber, también hubo usuarios que recurrieron a la aplicación para viajar, aunque no hay información oficial sobre cuánto se incrementó la demanda.

Por su parte, la cantidad de personas que a pesar de las bajas temperaturas matutinas decidieron llegar a destino pedaleando, también se vio disparada con la falta de transporte público. Según los primeros datos, hasta las 12 los viajes en bicicleta se habían incrementado un 30% respecto del lunes anterior, cuando todo funcionaba con normalidad. Así, 4.171 usuarios del sistema eligieron este medio de locomoción, según informaron desde el Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte porteño.

No obstante, seguramente la cifra siga creciendo con el correr de la jornada, tanto por los que vuelvan a recurrir a las bicicletas para retornar a sus hogares, como por aquellos que también se lancen a las ciclovías para llegar a distintos puntos de la Ciudad. Además, se amplió el tiempo permitido de uso de una a dos horas.

El servicio que funciona desde 2010 cuenta con 2.500 unidades que pueden utilizarse de forma gratuita durante dos horas corridas, 200 estaciones automáticas en 20 barrios de la Ciudad y 206 kilómetros de sendas exclusivas para ciclistas.

Fuente: Clarín

Publicado en: Destacado, Noticias, Transporte   Etiquetas: ,


Articulos relacionados