Nueva banda cambiaria para el dólar: en marzo el techo llega a $ 50

Tendrá un menor ritmo de ajuste durante el primer trimestre, en línea con las expectativas de que la inflación se desacelerara



No Banner to display

G3naoWzqE_1256x620__1En este nuevo año que arranca, el dólar se moverá durante el primer trimestre dentro de una banda que tendrá un menor ritmo de ajuste y cuyo piso superará los $ 39 hacia fines de marzo.

A principios de diciembre, el Banco Central definió los límites que tendrá la banda durante el primer trimestre de 2019: entre $ 37,86 y $ 48,99 al final de enero, entre $ 38,61 y $ 49,97 a fin de febrero, y entre $ 39,39 y $ 50,97 al terminar marzo. En el último trimestre del año pasado, esos límites habían arrancado en octubre en $ 34 y $ 44,04 y terminaron en diciembre en $ 37,12 y $ 48,08.

Desde este año, las bandas de flotación se actualizarán además trimestralmente a un 2% mensual, contra un 3% antes e inferior a las estimaciones de inflación del 2,4% de las consultoras en el Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) del BCRA. “El menor ritmo de ajuste tiene que ver con una desaceleración de la inflación esperada por el mercado y el Banco Central. La idea es que la banda sea una referencia para no atrasar el tipo de cambio”, aseguró el director de MB Inversiones, Diego Martínez Burzaco.

“En términos de política cambiaria, (…) hasta fin de marzo se va a mantener tanto el centro como la amplitud de la zona de no intervención; mientras que la tasa de ajuste diaria pasará del 3% al 2% mensual, acompañando la menor inflación esperada”, aseguró por su parte un informe del Grupo SBS. Según varios analistas, la intención del Central es que la pendiente de la banda sea cada vez menos inclinada a medida que los precios vayan desacelerándose.

En lo esencial, se mantendrá el esquema de funcionamiento visto el año pasado: si el dólar llega al límite superior de la banda el BCRA saldrá a vender divisas por hasta US$ 150 millones diarios (aunque ya dijo que lo hará por hasta US$ 50 millones), según lo establecido en el acuerdo con el FMI.

Al contrario, si se perfora el piso, el Central podrá comprar divisas, aunque para eso debería inyectar pesos y tendría que ir contra el objetivo de “base monetaria cero” proyectado hasta junio. En ese sentido, durante el último trimestre la tendencia fue que el dólar mayorista amagara varias veces con perforar el piso y terminó cerrando 2018 en $ 37,60, apenas a un 1,2% de la cota inferior.

Aunque algunos analistas estiman que en 2019 debería continuar la tendencia del dólar de acercarse al piso de la banda, la incertidumbre electoral podría provocar exactamente lo contrario. “En este año electoral seguramente habrá dolarización de portafolios, pero también habrá un contrapeso por el ingreso de dólares del campo y los desembolsos previstos por el FMI”, sostuvo Martínez Burzaco.

También habrá que ver qué ocurre con las tasas de las Leliq, cuyos altos niveles vienen enfriando la economía y que para los analistas no habrá mucho margen para bajar mientras la inflación siga alta. Hasta ahora, la baja de tasas que se vio fue muy leve: luego que el Central decidiera en diciembre eliminar el piso del 60% que venía manteniendo, terminaron ese mes rondando el 59% anual.

Fuente:Clarin



Articulos relacionados