No hubo clases en el Lenguas Vivas por temor a la presencia de asbesto

El gobierno porteño aseguró que esta misma tarde les enviará los certificados para que el lunes haya clase



No Banner to display

Las clases en el colegio Lenguas Vivas fueron suspendidas hoy por temor a la presencia de asbesto. Lo que sucedió es que el gobierno porteño removió una caldera con el material cancerígeno durante las vacaciones de invierno y ahora quedaron a la vista los caños que también contendrían asbesto. Desde la institución reclaman que no les entregaron los certificados correspondientes que indiquen que no hay asbesto en el aire y que es seguro asistir a la escuela.

Fabia Arrossi, vicerrectora de la institución, publicó un comunicado en donde explica la situación: “Carecemos de un informe firmado por un especialista que garantice que al día de la fecha no hay riesgos para la salud”, y ordenó “suspender las clases hasta tanto se cuente con la certificación que asegure que las condiciones están dadas para trabajar y estudiar sin peligros para la salud”.

El asbesto es el nombre de un grupo de minerales que, debido a sus características de resistencia y flexibilidad, solía utilizarse en varias aplicaciones, principalmente en construcción. Al respirarse, las fibras de asbesto pueden alojarse y acumularse en los pulmones y causar lesiones y enfermedades como el cáncer. El mesotelioma maligno, causado por la exposición al asbesto a menudo es incurable.

“SI hicieron las cosas bien, por favor queremos que nos muestren los certificados. Recién en octubre nos enteramos que sacaron la caldera en julio y están los caños a la vista. Dicen que retiraron la caldera siguiendo los protocolos, pero no nos trajeron nada firmado diciendo que se realizaron las cinco mediciones sobre la calidad del aire”, dijo Carla Bertotti, profesora en el área de Ciencias Sociales del Lenguas Vivas.

Por su parte, Esteban Sottile, secretario de educación superior de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), también reclama que entreguen los certificados para que la comunidad educativa esté tranquila de que pueden asistir a la escuela.

Fuente: La Nación

Publicado en: Destacado, Noticias, Sociedad   Etiquetas: