Metrogas reclamó un aumento de 27% para los hogares porteños

Metrogas, la concesionaria del servicio de distribución de gas en la Capital Federal y parte del Gran Buenos Aires, le puso números finos a sus aspiraciones de aumento para el año próximo. Según los documentos que envió ayer al Enargas, el ente que regula al sector, la compañía pide un incremento promedio del 27% sobre […]



No Banner to display

Metrogas, la concesionaria del servicio de distribución de gas en la Capital Federal y parte del Gran Buenos Aires, le puso números finos a sus aspiraciones de aumento para el año próximo. Según los documentos que envió ayer al Enargas, el ente que regula al sector, la compañía pide un incremento promedio del 27% sobre la tarifa de los hogares porteños y de 14% para las industrias conectadas a su red.

Esa es la propuesta que presentará en las audiencias públicas del gas, que se realizarán la semana próxima en el marco de la Revisión Tarifaria Integral (RTI), que contempla el futuro del servicio en los próximos cinco años.

En ambos casos, el Gobierno deberá definir si acepta la propuesta de la compañía, la mayor en su rubro a nivel nacional.

El pedido de Metrogas incluye varias novedades. Por ejemplo, sugiere el establecimiento de un cargo fijo de distribución bimestral de $ 254 y un único cargo variable para todos los usuarios residenciales de $ 0,60 por metro cúbico (m3).

En el caso de un hogar que consume 1000 m3 por año, implica un aumento de 27% con respecto a su desembolso actual.

“Esta propuesta implica reducir a tres la segmentación de los usuarios residenciales, categorías que diferirán en sus valores exclusivamente por el valor del gas en boca de pozo y gas retenido, contenidos en cada uno de esos segmentos”, explicó la compañía.

En otros términos, los aumentos vendrán por los cambios en el precio del gas mayorista, que según definió este año el Ministerio de Energía, a cargo de Juan José Aranguren, tendrá dos subas al año (en abril y en octubre) con vistas a llegar a un punto de equilibrio que le permita al Estado eliminar casi la totalidad de los subsidios a la energía (salvo los destinados a atender la tarifa social) en 2019.

Se trata de un esquema que podría traer algunas sorpresas negativas para los consumidores, debido a que el precio del gas está expresado en dólares, por lo que la eventual devaluación del peso obligará a desembolsar aún más para cubrir los aumentos.

Un cliente que consume poco en términos comparativos pagaba en octubre US$ 2,17 el millón de BTU, pero desembolsará el mismo mes del año próximo US$ 3,17 por el mismo producto y US$ 4,63 en 2018. De manera que sufrirá un incremento de 46% en el primer caso, al que se le sumara otro aumento casi idéntico en términos porcentuales en el segundo.

Los hogares que más consumen, en tanto, pagan desde octubre pasado US$ 5,29 el millón de BTU. En el mismo mes de 2018 desembolsarán US$ 6,25, por lo que el ajuste será de 18%. Eso se debe a que era el sector de la demanda que había tenido mayores incrementos en el pasado.

En ambos casos, los incrementos en el precio del gas en boca de pozo, ya estipulados hasta 2019, se sumarán a los aumentos que obtenga Metrogas.

La distribuidora armó el pedido de aumento en base a cálculos complejos. Estima que necesitará ingresos para el próximo quinquenio por $ 8370 millones promedio por año (en base a su situación de septiembre de este año).

Con esa cifra debería cubrir un plan de inversiones de $ 9620 millones en el quinquenio. Además, estimó una proyección quinquenal de gastos y costos por $ 12.406 millones.

Los aumentos no contemplan el pago de una deuda documentada con productores de gas correspondiente a 2014 de $ 314 millones. “Esta situación deberá ser solucionada mediante alguna vía alternativa a explorar en el proceso actual o bien incorporada al proceso de determinación de la tarifa que rija como consecuencia de la RTI”, advirtió la empresa.

Gas Natural Fenosa, la segunda entre las mayores distribuidoras del país después de Metrogas, pidió una suba promedio en la factura final del 33% para los clientes residenciales y del 30% de la factura para pequeñas y medianas empresas conectadas a su red. Sostiene que esos ingresos adicionales le permitirán invertir entre 2017 y 2021 aproximadamente $ 6500 millones en el mantenimiento y la expansión del sistema, al que le agregará 850 kilómetros de red.

Ayer comenzaron en Bahía Blanca las primeras audiencias públicas del gas. Las primeras en exponer fueron TGS y Camuzzi.

Fuente: Lanación.com

Publicado en: Destacado, Economía, Noticias, Sociedad   Etiquetas: ,


Articulos relacionados