Messi rescató un empate frente a México en el cierre de la gira por Estados Unidos

Con goles de "Chicharito" Hernández y Héctor Herrera, el conjunto azteca se había puesto en ventaja, pero el "Kun" Agüero y la "Pulga" emparejaron las acciones. Los de Martino mostraron muchas dudas en defensa



No Banner to display

Tras la humillante goleada que le propinó a Bolivia, la Argentina se presentó en Texas para cerrar su gira por Estados Unidos frente a México, un equipo que en su compromiso previo había empatado 3 a 3 con Trinidad y Tobago.

Como era de esperar, los conducidos por Gerardo Martino buscaron adueñarse del duelo desde el comienzo. La dupla compuesta por Carlos Tevez y Lionel Messi, junto con las proyecciones de Marcos Rojo y la velocidad de Ángel Correa amenazaron al arco defendido por Moisés Muñoz desde los primeros movimientos.

Sin embargo, una mala salida de Nicolás Otamendi le dio la posibilidad a Héctor Herrera de habilitar a Javier Hernández, pero “Chicharito” no logró dominar la acción y facilitó la tarea de Nahuel Guzmán. La presión azteca y el mal estado del campo de juego representaban una advertencia constante en la última línea albiceleste.

Los malos retrocesos de los dirigidos por Martino contribuyeron a la gestación de la sorpresa. Una rápida intervención de Raúl Jiménez obligó al ex defensor de Vélez a derribar al atacante adentro del área, para que la pena máxima le dé la posibilidad al portero de Tigres de evitar la conquista del “Tri”. Desde los doce pasos, la figura mexicana la colocó junto a un palo y festejó el 1 a 0. Lejos de todos los pronósticos, la victoria del combinado comandado por Ricardo Ferretti era justa, ya que los del “Tata” avanzaban con pocas ideas y defendían de una manera muy desprolija.

Antes de ir al descanso, una avivada del mejor jugador del mundo estuvo cerca de emparejar el marcador. El rosarino sacó una falta rápida y buscó al ex lateral de Estudiantes, pero la definición del defensor se fue ancha. Además, una asistencia de Fernando Gago dejó mano a mano a Correa, pero el joven del Atlético Madrid no pudo quebrar la resistencia de Muñoz.

De todos modos, en la última ocasión de la primera etapa el ex Real Madrid volvió a tener una clara chance para estirar la ventaja. Una grosera falla del volante de Boca, similar a la de Bentancur ante San Lorenzo, dejó a “Chicharito” solo frente a Guzmán. De milagro la Argentina no se fue al vestuario con una diferencia adversa de dos goles.

En el complemento no varió la fórmula. Los desesperados intentos sudamericanos buscaron atropellar a un rival que se mantenía prolijo y expectante en las contras comandadas por Hernández y Jiménez.

Las triangulaciones entre Gago, Messi y Correa tampoco parecían ser las herramientas ideales para llegar al gol. Si bien la gestación del juego brindaba espacios para acercarse a la red, la falta de efectividad atentó contra los deseos de la celeste y blanca.

A lo dicho se suma la visión de José Andrés Guardado, quien inició el nuevo golpe azteca. El del PSV se asoció con Miguel Arturo Layún, para que el jugador del Porto llegue hasta el fondo y abra las puertas de la nueva conquista. El centro venenoso hacia atrás encontró a Herrera, y el de Tijuana fusiló al ex Newell’s: 2 a 0, decepción y cuatro cambios para intentar mejorar una producción que estuvo en deuda durante todo el choque.

Los ingresos de Mas, Pereyra, Agüero y Lavezzi le dieron un cambio de aire a la Argentina, y una rápida proyección del “Pocho” sirvió para capitalizar un mal cálculo del arquero del América. El atacante del PSG asistió al goleador del Manchester City y el ex Independiente descontó ante una valla vacía.

El envión anímico llevó a la Argentina a lograr una igualdad tan injusta como heroica. Lo que no pudieron hacer el “Apache” y la “Pulga” en más de 75 minutos, lo hicieron el “Kun” y el rosarino en breves instantes. Los dos se unieron en el cierre del encuentro para sellar un 2 a 2 que dejó más dudas que certezas.

A pesar del golazo de Messi, Martino tendrá que corregir las constantes falencias defensivas y deberá seguir probando a los actores de reparto que rodeen al crack del Barcelona. Las ausencias de Ángel Di María y Javier Pastore no son excusas para argumentar una producción que no estuvo a la altura de las circunstancias. El efecto tequila se desactivó por la magia del mejor jugador del planeta.

Publicado en: Deportes, Destacado, Noticias   Etiquetas: , , ,


Articulos relacionados