May tiene un encuentro crucial para definir su futuro político

Theresa May se reunirá este lunes con los diputados conservadores, en un encuentro que será crucial para su futuro como primera ministra, tras haber perdido su mayoría parlamentaria en las elecciones del jueves último.



No Banner to display

En el encuentro con los diputados conservadores, May evaluará con su grupo parlamentario el resultado de las elecciones en las que el Partido Conservador obtuvo 318 escaños, ocho menos de los necesarios para obtener la mayoría absoluta y 12 menos de los que tenía cuando el anterior Parlamento fue disuelto en mayo pasado.
El domingo la jefa de Gobierno reconfirmó a su gabinete con algunas modificaciones que incluyeron a Michael Gove como ministro de Medio Ambiente, quien había sido excluido del gabinete por la propia May hace menos de un año.
También nombró a Damian Green, ex ministro de Trabajo y seguridad social, como su nuevo brazo derecho, en el cargo de primer secretario de Estado.
A su vez, el secretario jefe del Tesoro, David Gauke, pasará a ocupar el puesto de Green, mientras que el líder de la Cámara de los Comunes, David Lidington, fue designado secretario de Justicia.
En tanto, mantuvo mantuvo a Jeremy Hunt como secretario de Salud, Liam Fox permanece como secretario de Comercio Internacional, y Philip Hammond queda al frente de Economía.
Boris Johnson continúa en Relaciones Exteriores, Amber Rudd en Interior, Michael Fox en Defensa y David Davis permanece como su ministro del Brexit.
Tras perder su mayoría parlamentaria, el Partido Conservador busca ahora el apoyo de los diez escaños logrados por el Partido Democrático Unionista (DUP) de Irlanda del Norte para poder mantenerse en el poder.
May prevé encabezar un Gobierno en minoría con el apoyo de los unionistas norirlandeses, con los que llegó a un principio de acuerdo que no implica la formación de una coalición, sino que supondría una ayuda parlamentaria para aprobar leyes puntuales.
Las conversaciones entre ambas formaciones comenzaron el sábado y continuarán el martes, según confirmaron ambos partidos durante el fin de semana.
Según el diario Belfast Telegraph, la líder del DUP, Arlene Foster, se mostró “comprometida a asegurar el mejor acuerdo para todos los norirlandeses” al iniciar su viaje a Londres, donde se encontrará con May.
Foster aseguró que sus objetivos eran fortalecer la unión (de Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido), obtener un buen acuerdo sobre el Brexit y, en el plano local, donde se arrastra una larga crisis política, “poner en pie” al gobierno provincial y para “beneficio de todos”.
“Tendré en cuenta la responsabilidad que nos cabe”, agregó, “para colaborar y traer estabilidad a la nación en estos tiempos de desafíos”.
Foster aseguró, finalmente, que ahora “la cuestión de Irlanda del Norte ocupará el centro de la escena en el Parlamento”.
El Brexit fue derrotado en el referéndum norirlandés y en las últimas elecciones los unionistas perdieron su mayoría, en gran medida por el temor a que se vuelva a establecer una frontera con Irlanda, la única terrestre que tendrá el Reino con la Unión Europea (UE).
“Este refuerzo que obtuvimos en las elecciones llegó muy a tiempo”, dijo, refiriéndose al “terremoto” que produjo la pérdida de la mayoría propia por los conservadores en Londres.
En Irlanda del Norte, el nuevo rol asumido por los unionistas llevó a los nacionalistas del Sinn Fein, los grandes ganadores de las últimas elecciones locales, a señalar que el acuerdo entre el DUP y los conservadores echaba sombras sobre la imparcialidad del actual secretario británico para la provincia, James Brokenshire, en las tratativas sobre el nuevo gobierno local.
También expresó su inquietud al respecto el Taoiseach (primer ministro) de Irlanda, Enda Kenny, aunque su canciller, Charlie Flanagan, puso paños fríos y planteó que el acuerdo entre el DUP y los tories “no tenía porqué” poner en riesgo el proceso de paz en el Norte.
En tanto, un portavoz de la primera ministra señaló hoy que el discurso de la Reina Isabel II, en la que la monarca lee el programa legislativo, se retrasará por unos días, algo que podría darle más tiempo para finalizar las negociaciones con el DUP.
La apertura de las sesiones del Parlamento había sido pautada para los lunes 19 de junio, pero el portavoz oficial de May dijo que se espera que durante el día se sepa la nueva fecha.
El portavoz también restó importancia a los rumores de que el resultado de las elecciones vaya a cambiar la estrategia de negociación del Gobierno en relación al Brexit y reiteró que éste mantiene su compromiso de “conseguir el mejor acuerdo posible para todo del Reino Unido”.



Articulos relacionados