Los pilotos de Ryanair paran en cinco países europeos en la mayor huelga de la aerolínea

La medida afecta a Alemania, Bélgica, Suecia, Irlanda y Holanda. Hay unos 400 vuelos suspendidos y 55 mil pasajeros varados.

 



No Banner to display

Cuatrocientos vuelos anulados, cinco países afectados y 55 mil pasajeros varados era el saldo este viernes del mayor paro que enfrenta el gigante y pionero de las low-cost, la aerolínea irlandesa Ryanair.

El nudo del conflicto es un paro de pilotos de 24 horas, la primera huelga simultánea en cinco países europeos, después de meses de tensiones crecientes por su política de empleo.

La movilización de los pilotos, que reclaman mejores condiciones de trabajo, llega en pleno periodo de vacaciones por el verano boreal y afecta a Alemania, Bélgica, Suecia, Irlanda y Holanda, pero en realidad la medida de fuerza afecta a más países como España que recibe y envía vuelos a las ciudades en paro.

Por ejemplo, según se puede desprender de la web de la compañía, 82 vuelos son con origen o destino a España, que se ha visto especialmente afectada por la huelga en Alemania.

Varios pilotos de la aerolínea de bajo costo Ryanair protestan en el Aeropuerto Internacional de Fráncfort (Alemania)./ EFE

Varios pilotos de la aerolínea de bajo costo Ryanair protestan en el Aeropuerto Internacional de Fráncfort (Alemania)./ EFE

Ryanair, hoy convertida en el segundo operador más grande de transporte en Europa, tenía agendada la anulación forzada de unos 400 vuelos, dejando a más de 55.000 pasajeros en tierra, 42.000 de ellos en Alemania.

En concreto, suspendió 104 vuelos con conexión a Bélgica, 22 con conexión a Suecia, 20 con conexión a Irlanda y 250 con conexión a Alemania. En cuanto a Holanda, la última en sumarse a los paros –lo confirmó este miércoles–, la aerolínea ha decidido no cancelar ningún vuelo.

La compañía de bajo costo o low-cost aseguró que el 85% de sus vuelos estaban garantizados. “Más de 2.000 vuelos operarán normalmente, transportando a casi 400.000 pasajeros en Europa”, indicó en Twitter. “La mayoría de los clientes afectados ya fueron asignados a otro vuelo Ryanair”, agregó.

En el aeropuerto de Charleroi, la mayor plataforma de Ryanair en Bélgica, una veintena de pilotos de la compañía participaron en una protesta, con banderolas donde se podía leer “Ryanair en huelga” o “Respétenos”. También hubo otra manifestación parecida en el aeropuerto de Fráncfort en Alemania.

Pilotos de Ryanair protestan en el Aeropuerto Internacional de Fráncfort./ EFE

Pilotos de Ryanair protestan en el Aeropuerto Internacional de Fráncfort./ EFE

Malestar del personal

La compañía, que reivindica 130 millones de clientes anuales y denuncia una huelga “inútil”, se ha visto afectada en los últimos meses por el malestar de su personal en Europa.

A finales de julio, su personal de cabina en España, Italia, Portugal y Bélgica convocó una huelga que obligó a anular unos 600 vuelos y afectó a más de 100.000 pasajeros.

El impacto de este tipo de huelgas es mucho más importante que el de las huelgas nacionales aisladas, en las que la compañía puede sustituir a los huelguistas por colegas suyos de países vecinos.

Aviones de Ryanair detenidos en la pista del aeropuerto de Charleroi, Bélgica, durante una huelga de pilotos./ dpa

Aviones de Ryanair detenidos en la pista del aeropuerto de Charleroi, Bélgica, durante una huelga de pilotos./ dpa

Las tensiones en Ryanair estallaron tras un importante problema de planificación de los pilotos en septiembre de 2017, que provocó un grave conflicto y 20.000 cancelaciones de vuelos.

Esta crisis forzó a Ryanair a reconocer a los sindicatos en varios países, algo a lo que la aerolínea se había negado hasta la fecha.

Entre otras reivindicaciones, los sindicatos reclaman aumentos de sueldo, la incorporación de los interinos o que los contratos de trabajo sean acordes a los países de residencia de los pilotos.

“No queremos causar perjuicio a la compañía pero es necesario que la sede de la compañía en Dublín reconsidere cómo se trata a los empleados”, dijo Ingolf Schumacher, un dirigente del sindicato de pilotos alemán Vereinigung Cockpit (VC), en declaraciones a la cadena N-tv.

Pilotos de Ryanair protestan en Fráncfort./ EFE

Pilotos de Ryanair protestan en Fráncfort./ EFE

Contratos irlandeses

Según los sindicatos, Ryanair impone a su personal siempre que puede contratos de trabajo irlandeses, más flexibles, aunque vivan en otras partes de Europa. Para justificarse, la compañía aduce que la mayor parte del trabajo se realiza a bordo de aviones matriculados en Irlanda.

Ryanair, que registró un crecimiento considerable (para 2018 se esperan beneficios de 1.440 millones de dólares), se jacta además de tener “costos mucho menos elevados por pasajero que sus competidores”.

En Alemania, el director de marketing de la compañía, Kenny Jacobs, tachó la huelga de “inútil”, afirmando que los pilotos estaban mejor pagos que los de Easyjet y Norwegian.

“Los sueldos pueden alcanzar los 190.000 euros anuales y son, de media, de 150.000 euros anuales. Ya recibieron un aumento del 20% de su sueldo este año”, afirmó.

“Todo funciona a latigazos”

Pasajeros aguardan ante el mostrador de información de la aerolínea Ryanair en el aeropuerto de Eindhoven (Holanda)./ EFE

Pasajeros aguardan ante el mostrador de información de la aerolínea Ryanair en el aeropuerto de Eindhoven (Holanda)./ EFE

“El problema de Ryanair es que todo funciona a latigazos”, dijo a la AFP bajo condición de anonimato un piloto belga, que reprochó a los dirigentes de la compañía que “los empleados siempre están bajo presión”.

Otra de las razones del paro, por lo tanto, es presionar a la compañía aérea para que de marcha atrás en su plan de recortes en Irlanda para la temporada de invierno, con el que pretenden reducir la flota de aviones en el país de 30 a 24 y despedir o reubicar a 300 trabajadores: 100 pilotos y 200 tripulantes.

Este plan formaría parte de lo que los trabajadores definen como“ambiente de intimidación”, otra de las razones para convocar los paros, junto a su temor a que esta reestructuración sea la primera de una posible serie.

Los sindicatos recuerdan que Ryanair y el propio Michael O’leary anunciaron dos días antes de los recortes en Irlanda, que estudiaban reducir personal y aviones en los países en los que se estaban realizando huelgas.

En Suecia reclaman también que se los reconozca como interlocutores. “Ryanair nunca tuvo una convención colectiva, nunca habló a los sindicatos en Suecia y aún se niega a ello”, declaró Martin Lindgren, líder de un sindicato sueco de pilotos.

Pasajeros observan un avión de la aerolínea Ryanair en el aeropuerto de Eindhoven (Holanda)./ EFE

Pasajeros observan un avión de la aerolínea Ryanair en el aeropuerto de Eindhoven (Holanda)./ EFE

“Puedo comprender su situación”, declaró a la cadena de televisión belga RTBF Stéphane Levens, quien tuvo que anular sus citas en Bélgica porque su vuelo desde Italia fue anulado. “Si somos honestos, uno sabe muy bien a qué atenerse cuando es consumidor de Ryanair”.

Las indemnizaciones por los vuelos cancelados podrían convertirse en una cuestión espinosa para la compañía irlandesa. Una asociación belga de consumidores, Test Achats, tiene prevista una acción judicial a finales de agosto por el rechazo de la empresa a indemnizar a los viajeros.

“La compañía argumenta circunstancias excepcionales mientras que el Tribunal de Justicia de la UE juzgó de forma clara que una huelga interna en la compañía no constituía un motivo para no indemnizar a sus pasajeros”, afirmó Test Achats en un comunicado.

Fuente: Clarín 

Etiquetas: Destacado, Mundo, Noticias. Bookmark the permalink.