Llega a Marte el rover Perseverance, la más ambiciosa misión espacial de la NASA al planeta rojo

El vehículo de una tonelada de peso y tres metros de largo descenderá para buscar signos de vida microbiana antigua, recolectar y almacenar rocas para que futuras misiones los traigan a la Tierra, caracterizar la geología y el clima del planeta y allanar el camino para la exploración humana.



No Banner to display

La más compleja misión espacial de la NASA a otro planeta entró en la recta final. Este jueves a las 20.55 GMT (17:55 de la Argentina), el nuevo rover Perseverance tocará la superficie marciana si todos los cálculos salen bien y los innumerables problemas que pueden suceder no ocurren.

Después de casi 470 millones de kilómetros recorridos, el rover Perseverance de la NASA, similar en tamaño a su antecesor y gemelo en tamaño Curiosity que arribó a Marte en 2012, completará su viaje al Planeta Rojo con el objetivo de buscar rastros de vida pasada en el cráter Jezero. Concretamente, rastreará signos de vida microbiana antigua en Marte, recolectará y almacenará rocas y regolitos marcianos (roca y polvo) para que futuras misiones los traigan a la Tierra, caracterizará la geología y el clima del planeta y allanará el camino para la exploración humana en un futuro cercano.

Estoy contento excitado y nervioso. Vivo todo eso junto y al mismo tiempo aunque esta vez no estoy en el equipo principal que lleva adelante el viaje y descenso del rover Perserverance en Marte”, dice el ingeniero argentino Miguel San Martín en comunicación telefónica desde su casa en San Gabriel, en Los Ángeles, Estados Unidos a horas del inicio de una nueva misión espacial.

Responsable, junto a otros ingenieros del descenso de históricas misiones espaciales a Marte como los rovers anteriores como el Sojourner, Spirit, Opportunity y el más reciente Curiosity, San Martín hoy trabaja para la NASA como consultor y consejero de misiones espaciales. “Esta vez soy consultor, así que tengo más tiempo libre como para estar nervioso. Pero se trata básicamente del mismo diseño que Curiosity, con algunos cambios importantes. Y el desafío de depositar sano y salvo casi una tonelada de peso se renueva con Perseverance”.

Para llegar a la superficie del Planeta Rojo y hacer su trabajo científico, el robot tiene que sobrevivir a la desgarradora fase final conocida como Entrada, Descenso y Aterrizaje. Los científicos de la NASA la denominan como los ‘siete minutos de terror’.

Son los 7 minutos que transcurren entre el momento en que el vehículo entra en la atmósfera a una velocidad de 20 mil Km/h y, en sólo 7 minutos, un sistema totalmente automático, sin intervención desde la Tierra, tiene que hacer que llegue a la superficie de Marte a cero de velocidad”, precisó el ingeniero argentino.

“Hay una cantidad de dispositivos pirotécnicos que tienen que ocurrir para que se separen las diferentes partes. El radar tiene que encontrar la superficie, hacer las mediciones, la velocidad, todo debe hacerse en forma perfecta. El terror viene a raíz de que no lo podemos probar en la Tierra. Por eso es que le llamamos ‘de terror’, porque si nos olvidamos de un detalle ínfimo, no importa si el 99,9% lo hicimos bien, ese 0,1% en que ‘le pifiamos’ termina en fracaso total. Por eso es el terror, porque no hay lugar para el error”, completó el experto en descenso de robots en otros mundos.

Estados Unidos es el país que más ha visitado Marte. Casi todos sus intentos por arribar al Planeta Rojo han sido exitosos. Y a pesar de su vasta experiencia, la NASA afirma que no es nada fácil lograrlo. Así, se prepara para el arribo de su misión más compleja y costosa.

Los siete minutos de terror comenzarán a las 17.48 hora argentina con el descenso de la cápsula donde viaja Perseverance desde la órbita marciana. “La entrada a la atmósfera guiada utilizada en Marte, volando el vehículo como si fuera un avión, es un mismo algoritmo que se utilizó para las misiones Apolo y sucesivas. Con motores cohetes reducís la fuerza como si fuera un ala de avión para corregir los errores de trayectoria”, explicó San Martín.

Fuente: Infobae



Articulos relacionados