La suspensión que promete eliminar los mareos en el auto

Utiliza un sistema eléctrico para compensar las vibraciones de la carrocería.



No Banner to display

El avance en los sistemas electrónicos permite no sólo hacer más eficientes algunos sistemas del auto, sino que en muchos casos terminan resolviendo alguna situación impensada en otra época de la industria automotriz.

El último ejemplo de ello parece resolver uno de los grandes problemas que le puede generar a alguien que viaja en el automóvil, que son los mareos provocados por los movimientos del vehículo durante la marcha.

La empresa ClearMotion, con sede en Boston, en los Estados Unidos, asegura haber desarrollado un sistema de suspensión que termina por absorber las vibraciones y suavizar los movimientos durante un viaje.

Utilizando una tecnología que denominan Activalve, este dispositivo electrohidráulico va montado en el amortiguador de cada una de las cuatro ruedas y frena las vibraciones de alta y baja frecuencia que se producen durante el manejo.

Según la publicación del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT por sus siglas en inglés), “menos de cinco milisegundos después de que las ruedas comienzan a moverse, los dispositivos trabajan en conjunto para contrarrestar el movimiento, filtrando las vibraciones que provocan el mareo y crean una marcha mucho más suave”.

Dos editores de la publicación del MIT han probado el dispositivo a bordo dos modelos de BMW, uno con equipado con el sistema y el otro como viene de serie. Según relataron, la diferencia al intentar leer un artículo en la parte trasera con y sin esta tecnología era evidente.

Este sistema no hace que las vibraciones no desaparezcan por completo. Según Zack Anderson, uno de los fundadores de la empresa, simplemente hay que asegurarse de que las vibraciones que aparecen no estén en el rango que causa el mareo por movimiento.

En la actualidad hay varias empresas que ya ofrecen en sus autos sistemas de suspensión adaptativa o con barras estabilizadoras activas que reducen los balanceos de la carrocería, pero no al nivel de absorber vibraciones como promete este dispositivo.

La tecnología todavía se está sometiendo a pruebas y aún están ajustando los algoritmos que monitorean y contrarrestan las vibraciones que inducen a las náusea. Pero la compañía ya está trabajando con seis socios para probar sus dispositivos endistintas marcas y variedades de vehículos. Y anticipan que estará disponible para un uso generalizado en un par de años.

Fuente: Clarín 

Etiquetas: Noticias, Tecnología. Bookmark the permalink.