La Provincia vuelve a la carga por las tarifas: limpieza de boletas y campaña anti piloto

Son dos peleas paralelas, que a veces se cruzan. Mientras oficialismo y oposición protagonizan una disputa abierta en el Senado de la Nación por el precio de los servicios, en la Provincia se da una puja paralela, con aristas caseras. Allí, la fuerza que referencia en la gobernadora María Eugenia Vidal buscará el jueves 7 de junio […]



No Banner to display

Son dos peleas paralelas, que a veces se cruzan. Mientras oficialismo y oposición protagonizan una disputa abierta en el Senado de la Nación por el precio de los servicios, en la Provincia se da una puja paralela, con aristas caseras. Allí, la fuerza que referencia en la gobernadora María Eugenia Vidal buscará el jueves 7 de junio convertir en ley el proyecto que “limpia” las facturas luz y gas, prohibiendo que se incorporen impuestos ajenos a los servicios. Y por otro lado, Cambiemos presentó un proyecto para hacer una campaña para que los bonaerenses apaguen el piloto de estufas y calefones cuando no lo utilizan, como un modo de ahorro. Es un gasto extra que había destacado el propio presidente Mauricio Macri en su cruzada para sostener los aumentos.

La limpieza de boletas que impulsa la Gobernación es para que el usuario pague en su factura sólo lo que corresponde al servicio en sí y a impuestos vinculados directamente como IVA e Ingresos Brutos. Pero quiere sacarles otras tasas extra que incluyen entre otros los municipios para garantizarse el cobro: ejemplo, una parte del ABL.

Lo que propone Vidal, y que también apoya el Gobierno nacional, ayudaría a reducir los montos de las facturas con el mismo consumo, porque se eliminarían cargos que nada tienen que ver con el servicio. Casi una jugada de contaduría, pero que, creen en el oficialismo, ayudará a que la gente sepa mejor qué es lo que paga realmente por la luz y el gas.

En el marco de esa campaña para evitar la demonización del costo de los servicio, Vidal ya sacó impuestos a la electricidad, que llevaban décadas; se habían implementado en su momento para obras específicas, pero (clásico argentino) fueron quedando. Gracias a esas quitas por decreto y a un proyecto que se aprobó a fines de abril y se reglamentó este lunes, la electricidad bajó un 10,8%, según calcularon en Economía bonaerense. Incluye a los usuarios provinciales de Edenor, Edesur, Edelap y otras compañías menores.

Sin embargo, una parte de la iniciativa global que anunció originalmente la gobernadora se frenó en la Legislatura bonaerense por presión de los intendentes. ¿Por qué? Porque se llevan parte de la tajada. Así, se da la contradicción de jefes comunales (en su mayoría opositores, pero también oficialistas) que en público se quejan por los incrementos de los servicios, pero luego rechazan la eliminación de tasas distorsivas. En Provincia apuntan en particular al ultrakirchnerista de Avellaneda, Jorge Ferraresi.

Esa misma lógica lleva a los jefes comunales a oponerse a la limpieza de las boletas. El tema se coló, por ejemplo, en una reciente reunión de intendentes de primera línea de Cambiemos (Jorge Macri, Néstor Grindetti y Ramiro Tagliaferro, entre otros). No quieren sacar por ejemplo el cobro del alumbrado público municipal en las boletas de Edenor y Edesur para no perder capacidad de cobro.

“Los nuestros protestan, pero después los legisladores votan lo que diga Vidal. Con los intendentes opositores no. Se quejan y sus legisladores votan en contra”, explicaba este lunes a Clarín una fuente de Cambiemos. Por este tironeo, se calcula que al oficialismo le faltan entre tres y cuatro votos en Diputados para aprobar la ley el jueves de la semana que viene. Manuel Mosca, titular de la Cámara baja provincial, comanda la pesca en el massismo u otros peronistas sueltos.

“Ahorra dinero, apague el piloto”

En paralelo, tomó estado parlamentario un proyecto oficialista para que las boletas de gas en la Provincia incorporen la leyenda “Ahorre dinero, apague el piloto”. El tema tomó particular relevancia cuando trascendió en los medios, por boca de especialistas en energía, que entre un 12% y un 14% del consumo de gas se iba en dejar prendida la llama del piloto.

La iniciativa la presentó el diputado Guillermo Bardón -ex secretario de Emilio Monzó en la Cámara de Diputados de la Nación- y la firmaron el jefe del bloque de Cambiemos, Maximiliano Abad, y los presidentes de las comisiones de Presupuesto, Marcelo Daletto; de Servicios Públicos, Roberto Rago; de Derechos del Usuario y del Consumidor, Fernando Pérez; y de Ecología y Medio Ambiente, Jorge Mancini, entre otros. Son los lugares por donde debería circular el proyecto.

La propuesta, más allá de razones técnicas, generará seguramente repiqueteo opositor y en las redes. Igual que lo genera Macri, cada vez que pide en público abrigarse adentro de la casa para ahorrar un poco de gas.

Fuente: Clarín



Articulos relacionados