La Fiscalía de Venezuela abrirá una investigación penal contra Rafael Ramírez, ex embajador en la ONU y presidente de PDVSA

Se trata de uno de los máximos referentes del chavismo, hoy en abierta disputa contra el régimen de Nicolás Maduro. El fiscal general Tarek Saab dice tener documentos que "lo incriminan como socio directo en operaciones de intermediación de compra venta de petróleo"



No Banner to display

El fiscal general de Venezuela, Tarek Saab, informó este martes que el Ministerio Público abrió una “investigación penal” al ex ministro de Petróleo y ex embajador del país en la ONU Rafael Ramírez por unos documentos que lo incriminan “directamente” en “operaciones de intermediación de compra venta de petróleo“.

Hemos decidido abrir una investigación penal (…) al ciudadano Rafael Ramírez (…) porque en uno de los documentos que hemos encontrado el ciudadano Diego Salazar lo señala directamente, lo incrimina directamente como su socio directo en operaciones de intermediación de compra venta de petróleo”, dijo Saab en una rueda de prensa.

El fiscal señaló que estas investigaciones forman parte de las indagaciones que lleva a cabo el Ministerio Público venezolano sobre la utilización de la banca Privada de Andorra para blanqueo de dinero y que calcula en 4.200.000.000 de euros (4.964 millones de dólares).

Ramírez, blanco de acusaciones de corrupción en la petrolera estatal PDVSA, renunció a su cargo por pedido del presidente Nicolás Maduro, según una carta dirigida al canciller Jorge Arreaza y que difundió en su cuenta de Twitter. El funcionario fue cuestionado públicamente por figuras cercanas a Maduro después de que criticara las políticas económicas del Gobierno.

El desplazado funcionario escribió en Twitter que el pasado 4 de diciembre de 2017 renunció a su cargo por solicitud de Maduro, y dejó en evidencia que fue por su pensar y sus dichos: “Se me ha removido por mis opiniones“, aclaró.

Ramírez, ex hombre fuerte de Chávez —fue su ministro de Petróleo y presidente de PDVSA— se ha convertido en la figura “más chavista” en convertirse en enemigo del régimen. Él y otros 65 desplazados ex funcionarios de la petrolera estatal, la compañía corroída por la corrupción que se ha transformado en la única fuente de ingresos del país.

La renuncia se produjo en medio de una ofensiva contra la corrupción en la compañía, fuente de 96% de los ingresos del país, que los analistas califican como guerra interna del chavismo. De hecho, dos de sus hombres más cercanos, Eulogio del Pino y Nelson Martínez, ambos ex ministros de Petróleo y de PDVSA, fueron detenidos.

Un día después fue capturado su primo, el empresario Diego Salazar, con lo cual se intensificaron las denuncias de la oposición de que Ramírez es el principal responsable del desfalco a la empresa.

Fuente: Infobae

Publicado en: Destacado, Mundo, Noticias   Etiquetas: , , ,


Articulos relacionados