La Corte venezolana en el exilio expone los vínculos de Maduro con Odebrecht

Tras la denuncia de la exfiscal, citaron al presidente a declarar en Bogotá



No Banner to display

CARACAS.- A Bogotá, no. ¿Y a Lima? Tampoco, aunque no sea un caso cerrado, ni mucho menos, para la revolución bolivariana. Nicolás Maduro no acudirá hoy, a las 9 de la mañana, a la audiencia oral y pública convocada por el Tribunal Supremo de Justicia Legítimo en la capital colombiana. Los jueces en el exilio nombrados por el Parlamento decidirán si juzgan en ausencia al primer mandatario por el caso Odebrecht, el mismo que persigue a presidentes en todo el continente con la excepción, hasta ahora, de Venezuela.

Se da por descontado que el presidente ignorará la citación para una audiencia que será retransmitida en directo por YouTube.

En cambio, el primer mandatario todavía insiste en que hará acto de presencia en la Cumbre de las Américas, a celebrarse la semana que viene en la capital peruana, pese a que fue “desinvitado” por las autoridades locales.

El presidente Martín Vizcarra, sucesor de Pedro Pablo Kuczynski, mantiene la misma política que su predecesor: vetar la comparecencia del líder bolivariano pese a los llamamientos a su favor realizados por los mandatarios Evo Morales y Tabaré Vázquez.

Así de pintoresco es el juego de poder en Venezuela y así de intensa la pulseada diplomática. Una de las detractoras más destacadas del “hijo de Chávez” en el exterior es Luisa Ortega, fiscal rebelde destituida de forma ilegal e inconstitucional por la Asamblea Constituyente revolucionaria, que interpuso la querella de antejuicio de mérito contra el presidente.

Quien fuera jefa del Ministerio Público asegura que tiene pruebas de los pagos realizados por la compañía brasileña para las campañas presidenciales de Hugo Chávez y del propio Maduro.

El presidente debería comparecer acompañado de su abogado defensor “a los fines de que exponga todos los alegatos” para su defensa. Si no se presenta ninguno de los dos, el tribunal designará un abogado público para continuar la causa.

El chavismo no reconoce ni a Ortega, a quien califica de traidora y corrupta, ni al propio tribunal, que se define como legítimo. Poco le importa a la estrecha colaboradora de Hugo Chávez, quien también ha denunciado a Maduro ante la Corte Penal Internacional de La Haya por sus vulneraciones de los derechos humanos. La fiscal ha exigido su detención inmediata.

 

Fuente: La Nación

Publicado en: Destacado, Mundo, Noticias   Etiquetas: , ,