Kim Jong-un acepta la oferta de Seúl, y las dos Coreas se reunirán por primera vez en dos años

La cita será el próximo martes. Se tratará la potencial participación del Pyongyang en los JJOO de PyeongChang y la mejora en términos generales de los lazos entre los dos países



No Banner to display

Representantes de Corea del Norte aceptaron este viernes reunirse el próximo martes con las autoridades de Corea del Sur, para tratar el envío de una delegación norcoreana a los Juego Olímpicos de Invierno PyeongChang en lo que supondrá el primer encuentro bilateral desde 2015 y un nuevo paso destinado a rebajar la tensión regional.

Pyongyang envió una carta por fax a la oficina de enlace surcoreana en la aldea de Panmunjom, en la militarizada frontera entre los dos países, en la que dijo aceptar la oferta de Seúl para celebrar una reunión de alto nivel la semana próxima.

“En la agenda del encuentro se va a tratar la potencial participación del Norte en los JJOO de PyeongChang, así como la mejora en términos generales de los lazos entre las dos Coreas”, explicó una portavoz del Ministerio surcoreano de Unificación.

De este modo, ambos países, que técnicamente se mantienen en guerra desde hace más de 65 años, celebrarán sus primeras conversaciones de alto nivel desde diciembre de 2015.

El escenario de la reunión del martes será la llamada Peace house (“Casa de la Paz”) en Panmunjom, donde en 1953 ambos pusieron fin a la Guerra de Corea con un alto el fuego que a día de hoy aún no ha sido sustituido por un tratado de paz, con lo cual el conflicto sigue vigente.

La reunión de diciembre de 2015 buscaba entonces tratar de desactivar las tiranteces militares Norte-Sur después de que dos soldados surcoreanos pisaran unas minas que, según Seúl, habían sido colocadas por operativos norcoreanos al Sur de la zona desmilitarizada (DMZ) que divide ambas porciones de la península.

El maratónico encuentro de dos días concluyó sin acuerdo y desde entonces Pyongyang ha impulsado con creces el desarrollo de su programa armamentístico, mientras que en Seúl el liberal Moon Jae-in puso fin en mayo a casi una década de Gobiernos conservadores, algo que algunos creen que puede ayudar a lograr mayor entendimiento.

Aunque las continuas pruebas de armas de Pyongyang han deparado una respuesta contundente por parte de Moon a la hora de apoyar las sanciones y la presión diplomática sobre el régimen, el presidente surcoreano ha tendido la mano al Norte desde el primer momento.

Además, ha insistido en la importancia de que ambas Coreas cooperen en los Juegos Olímpicos de Invierno que a partir del mes próximo acoge el condado surcoreano de PyeongChang.

Fuente: clarin



Articulos relacionados