Inesperado giro y nueva hipótesis en el caso del doble crimen narco de Belgrano

Las contradicciones en su declaración y la filmación de la cámara de seguridad del edificio de la avenida Cabildo fueron suficientes para que el juez federal Adrián González Charvay ordenara ayer la detención de la abogada Julieta Bonanno (29), sospechada de ser por lo menos cómplice en el doble crimen ocurrido el lunes en pleno barrio de Belgrano. Debido a […]



No Banner to display

Las contradicciones en su declaración y la filmación de la cámara de seguridad del edificio de la avenida Cabildo fueron suficientes para que el juez federal Adrián González Charvay ordenara ayer la detención de la abogada Julieta Bonanno (29), sospechada de ser por lo menos cómplice en el doble crimen ocurrido el lunes en pleno barrio de Belgrano.

Debido a los antecedentes por narcotráfico de una de las víctimas, el mexicano Rodrigo Alexander Naged Ramírez (59), los investigadores apuntaron en un primer momento a que se trató de un ajuste de cuentas. Sin embargo, con el correr de las horas apareció una nueva hipótesis que indicaría que la letrada planeó el ataque para robarles a sus clientes.  Además,  creen que el perfil de Bonanno no coincide con el de una abogada del mundo narco, por lo que toma fuerza la teoría de que se trató de un robo que simplemente salió mal.

Por lo pronto, la Policía se centra en la identificación del joven con gorra que aparece detrás de la abogada en el video registrado por la cámara de seguridad de la entrada del edificio. La filmación muestra el momento en el que Bonanno llegó al lugar para reunirse con sus clientes, tocó timbre y esperó a que Jhon Naged (la otra víctima, de 30 años) bajara a abrirle la puerta. En ese instante, el hombre de gorra se ubicó detrás de la abogada y simuló sacas unas llaves. Pasan varios minutos y finalmente, el supuesto asesino entró detrás de la mujer.

Según relató Bonanno, el sicario la abordó mientras salía del departamento junto al menor de los Naged y los obligó a reingresar. Minutos después, ejecutó el plan. Las dudas de la Justicia comenzaron tras la aparición del video y la comparación con la declaración de la abogada. La mujer reveló que mientras esperaban en la entrada, el hombre de la gorra le dijo que era un vecino que se había olvidado las llaves. Lo llamativo es que en todo ese tiempo se puede ver como un habitante del edificio entra, ella se corre, lo deja pasar pero ninguno de los dos intenta ingresar con él. Ambos esperan a que Naged baje y les abra la puerta.

Los investigadores tratan también de de reconstruir la secuencia dentro del departamento, ya que el único testimonio con el que cuentan es el que dio la abogada. Y tiene contradicciones. No les cierra cómo hizo para avisar al 911 del doble homicidio si había sido atada y encerrada en el baño. Usualmente, explicó la Policía, las personas que son contratadas para este tipo de “trabajos” tratan de no dejar ningún rastro, por lo que haberla dejado con vida eleva las sospechas.

Fuente: Infobae 

Publicado en: Destacado, Noticias, Policiales   Etiquetas: , ,


Articulos relacionados