Incendios forestales en Mendoza y La Pampa: el clima complica las tareas de los brigadistas

Las autoridades aseguran que la situación está "controlada", aunque no descartan que el fuego pueda expandirse si las condiciones climáticas no ayudan



No Banner to display

Los incendios forestales que ya afectaron más de 200.000 hectáreas en las provincias de La Pampa y Mendoza comenzaron a ser “controlados”, según las autoridades, aunque el fuego continúa destruyendo campos y áreas protegidas.

Desde el Ministerio de Seguridad de la Nación informaron que algunos focos podrían continuar activos debido a la sequedad de los suelos y tormentas eléctricas.

La mejora de las condiciones climáticas de los últimos días posibilitó que las labores de los combatientes fueran más efectivas, aunque el pronóstico indica que no hay previsto lluvias y que habrá aumento de la temperatura y de vientos fuertes.

El secretario de Ambiente de Mendoza, Humberto Mingoranse, dijo que la situación está “controlada”, aunque no descartó que el fuego pueda expandirse si las condiciones climáticas no ayudan.

“El miércoles y jueves de la semana pasada, después de haber mitigado ocho focos de incendio quedaron dos, estábamos trabajando en eso cuando entró un frente de viento importante que no lo teníamos en nuestro pronóstico, que avivó estos dos últimos focos en el sureste de la provincia de Mendoza”, explicó.

“Trabajamos hasta ayer, las condiciones del clima mejoraron, pero con el viento se avivaron de nuevo los focos que quedaban. Ayer, con la lluvia cayeron algunas gotas que ayudaron pero no alcanzan para apagar el fuego. Desde ayer la situación está controlada, así que esperamos que el fuego no se expanda más“, dijo el funcionario a radio La Red.

Mingoranse explicó que “una tormenta eléctrica fue lo que originó los incendios”, y agregó que algunas situaciones que se dan durante el combate del fuego “no se pueden preveer”. “Las condiciones no las ponemos nosotros sino la meteorología”, se lamentó.

Varios focos simultáneos se declararon el último fin de semana del año en una zona de campos y se expandieron rápidamente hasta llegar al límite con el departamento de San Rafael, aunque el fuego no llegó a poblaciones locales.

En tanto, un equipo de la Administración de Parques Nacionales trabaja en el parque Lihuel Calel, en la región centro sur de la provincia de La Pampa, junto a fuerzas de Defensa Civil y bomberos locales, para intentar controlar un foco aún activo.

Según informó el diario local La Arena, el incendio ya afectó 7 mil hectáreas de las 32.514 que conforman el Parque Nacional.

El Informe Especial de Apoyo a la Prevención y Presupresión del Fuego, que elabora el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable, advirtió de un aumento significativo del viento del sector norte desde el comienzo de la semana, con fuertes ráfagas y elevadas temperaturas que afectan especialmente a La Pampa.

Fuente: infobae



Articulos relacionados