Guerra comercial: Estados Unidos impone aranceles al acero y aluminio de Europa, México y Canadá

Gravará las importaciones de esos países. México ya anunció que hará lo mismo con la carne de cerdo y uvas provenientes de EE.UU. La UE, también.



No Banner to display

Estados Unidos decidió finalmente imponer tarifas a las importaciones de acero y aluminio de la Unión Europea, México y Canadá, una decisión que golpea a sus aliados y puede desatar una guerra comercial global. La medida comenzará a regir a partir del viernes.

México respondió que impondrá tarifas a la carne de cerdo y las uvas que vienen de Estados Unidos. Y desde Europa ya avisaron que la UE introducirá aranceles especiales a productos estadounidenses.

El secretario de Comercio estadounidense Wilbur Ross anunció que se aplicará un 25% de aranceles al acero y un 10% al aluminio importado desde esos destinos.

El presidente Donald Trump había anunciado en marzo que impondría esas restricciones a todos los países porque consideraba que el exceso de esos metales en Estados Unidos afectaba la “seguridad nacional”.

Argentina, fuera de la “lista negra”

Pero había decidido analizar el caso en particular de algunos estados que protestaron por la medida. Tras arduas negociaciones, Argentina, Brasil, Australia y Corea del Sur lograron a fines de abril acuerdos individuales que los colocaron fuera de la “lista negra”.

La UE, México y Canadá, en tanto, esperaban una revisión final del Departamento de Comercio, que estimaban que fuera favorable.México y Canadá esperaban negociar ese tema en el marco del acuerdo con el NAFTA, que está en pleno debate, pero no hubo avances. Ross señaló que esas conversaciones “están llevando más tiempo de lo que esperábamos”.

La UE había amenazado con represalias al ingreso de productos estadounidenses como el bourbon de Kentucky y las motos Harley Davidson, entre varios otros ítems. Pero la lista puede extenderse a miles de productos.

La propia canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Emmanuel Macron intentaron convencer a Trump, en sendas visitas a la Casa Blanca, que no impusiera el “tarifazo”. Pero fue en vano.

Ross dijo que el diálogo con Europa había tenido “algunos progresos” pero no lo suficiente como para que ameritara una excepción a las tarifas.

La decisión estadounidense de elevar las tarifas podría traer un alza de precios para una buena cantidad de productos de consumo masivo, como latas de bebidas y automóviles. A tono con la política proteccionista que impone el jefe de la Casa Blanca, el Departamento de Comercio también negocia por separado aplicar tarifas a miles de productos chinos.

 

Fuente: Clarín 



Articulos relacionados