Etchecolatz volvió a la cárcel de Ezeiza tras más de dos meses de prisión domiciliaria

La Cámara Federal de Casación Penal le revocó el beneficio de prisión domiciliaria



No Banner to display

De madrugada, como había llegado hace dos meses y medio, el ex jefe policial provincial Miguel Etchecolatz abandonó hoy su casa del Bosque Peralta Ramos en un móvil de la Policía Federal que lo trasladó a la cárcel de Ezeiza, adonde llegó antes del mediodía para continuar sus condenas a prisión perpetua por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar.

Familiares de desaparecidos, detenidos y víctimas de la última dictadura y militantes pasaron la noche frente a la casa y aplaudieron el traslado de Etchecolatz, que se realizó minutos antes de las 6. Por las ventanillas se pudo ver al detenido en el asiento trasero de la camioneta de la PFA. Estaba en medio de dos efectivos policiales y llevaba chaleco antibalas y casco. Otro móvil acompañaba el recorrido.

El Tribunal Oral Federal N°6 de La Plata le había concedido la prisión domiciliaria a Etchecolatz. Los querellantes (entre ellos organismos de derechos humanos) cuestionaron aquel fallo y recurrió a un tribunal superior para que lo revise y disponga que el condenado vuelva a prisión.

En medio de este beneficio se produjo un hecho que tendría incidencia definitiva en lo resuelto por Casación: Etchecolatz abandonó su casa a mediados de enero para un control médico en la clínica Colón local. Lo hizo sin autorización judicial y sin siquiera notificar a sus abogados. Esa salida quedó documentada con fotos que fueron aportadas a la justicia.

El ex jefe de la Brigada de Investigaciones de la policía de la Provincia de Buenos Aires acumula seis condenas por crímenes de lesa humanidad, entre ellas reclusión y prisión perpetua por -según la causa- privaciones de libertad, torturas, homicidios y apropiación de hijos de desaparecidos durante la última dictadura militar.

Fuente: La Nación