Estrellas del K-Pop, involucradas en un escándalo sexual que conmociona a Corea del Sur

En los últimos días un escándalo sexual conmociona a Corea del Sur porque varios de los involucrados son figuras importantes del mundo del espectáculo coreano como Seungri, miembro de la banda de K-Pop Bigbang, y Jung Joon-Young, cantante, actor y estrella de la televisión de ese país. Ambos artistas fueron interrogados por la policía y […]



No Banner to display

En los últimos días un escándalo sexual conmociona a Corea del Sur porque varios de los involucrados son figuras importantes del mundo del espectáculo coreano como Seungri, miembro de la banda de K-Pop Bigbang, y Jung Joon-Young, cantante, actor y estrella de la televisión de ese país. Ambos artistas fueron interrogados por la policía y a raíz de los hechos que salieron a la luz, los dos anunciaron su retiro del medio.

Young confesó, en un comunicado a través de su agencia Makeus Entertainment, haberse grabado teniendo sexo con mujeres sin su consentimiento y haber difundido los videos en chats con otros varones artistas entre los que también ahora se sabe figuraban Choi Jong Hoon del grupo FT Island y Yong Junhyung de Highlight, que primero negaron su participación en los intercambios pero que luego reconocieron su “error” y anunciaron su renuncia a sus respectivas bandas. Según la policía, estas grabaciones fueron realizadas entre 2015 y 2016 y las víctimas son más de 10 mujeres. “Quiero disculparme con todas las mujeres que aparecen en los videos y con todas aquellas personas que puedan sentirse decepcionadas y molestas por este incidente”, escribió. “Voy a arrepentirme de estas conductas poco éticas e ilegales, que constituyen actos criminales, el resto de mi vida”, agregó.

El miembro de Bigbang, quien era parte del grupo de chat que recibió los videos de Young, también está siendo investigado por facilitar servicios de prostitución a empresarios y potenciales inversores en el boliche Burning Sun, de Seul, en el que formaba parte de la junta hasta hace un tiempo. La discoteca además enfrenta cargos de soborno, contratación de prostitutas, tráfico y uso de drogas, violencia contra los clientes y violaciones. A pesar de que el boliche había comunicado hace un mes que estaba tomando medidas de seguridad para proteger a sus clientas, el hotel en el que se encontraba anunció que los dueños de Burning Sun habían elegido concluir anticipadamente su contrato de alquiler y cerrar.

Seungri se expresó a través de un comunicado en su cuenta de Instagram pero, a diferencia de Young, no se hizo cargó de las acusaciones en su contra. “Simplemente no puedo soportar causar más daño a las personas que me rodean, mientras soy odiado y criticado por el público y se me trata como a un enemigo de la nación durante la investigación”, explicó sobre los motivos detrás de su decisión de abandonar el mundo del espectáculo.

En todos los casos, sus compañías discográficas y de representación anunciaron el fin del contrato de los artistas que ayer fueron interrogados por la policía. Claro que según los medios de Corea del Sur que accedieron a los mensajes del grupo de chat en los que sus participantes hablaban también de forma jocosa sobre drogar y emborrachar a mujeres para aprovecharse de ellas, los crímenes de este jóvenes cantantes -idolatrados hasta ahora por millones de fans en todo el mundo- son apenas una de las patas de un trama ilegal que incluye la complicidad de integrantes de la policía del distrito de Gangnam, el más rico de Seúl. Aparentemente esta zona era el terreno elegido para los abusos, un lugar inmortalizado por la exitosa canción “Gangnam Style” del cantante Psy que puso al K-Pop en el radar del mundo. Un mundo que recién ahora comienza a conocer el lado oscuro de la multimillonaria industria.

 

Fuente:

La Nación

Publicado en: Espectáculos, Noticias   Etiquetas: ,