Estados Unidos abre su embajada en Jerusalén en medio de un clima de tensión

Trump había tomado la decisió en diciembre. Se reforzó la seguridad en todos los edificios diplomáticos de Washington por miedo a incidentes.
 



No Banner to display

Pese a la polémica, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cumplirá su promesa de campaña y abrirá mañana, en contraste con la posición de la comunidad internacional, una embajada en Jersualén, ciudad señalada por los palestinos como territorio ocupado y capital de su futuro Estado.

Trabajadores palestinos plantaron flores de color rojo, blanco y morado para formar las barras de la bandera de Estados Unidos en el jardín de la que a partir del lunes será la nueva sede de la embajada estadounidense en Jerusalén, lo que generó protestas que acabaron con decenas de muertos y heridos en los territorios palestinos ocupados.

La mudanza de la sede diplomática, anunciada en diciembre por Trump, rompió con el consenso internacional que sostiene que la Ciudad Santa debe ser la capital compartida del Estado de Israel y de Palestina.

La fecha elegida no fue al azar: este 14 de mayo Israel celebra 70 años de su creación, fecha que precede al Día de la Nakba (tragedia, en árabe) palestina, el éxodo de miles de árabes expulsados de sus territorios con la llegada de los judíos de Europa.

El traslado de la embajada era una promesa electoral de Trump, que cumple con un antiguo mandato del Congreso de Estados Unidos, que en 1995 acordó el cambio de sede pero lo postergó por razones de “seguridad nacional”.

Un funcionario estadounidense citado por la cadena de noticias CNN reveló que todas las sedes diplomáticas de Washington en el mundo islámico reforzaron su seguridad de cara a la inauguración de la sede diplomática.

El mandatario, tras coquetear con viajar a Jerusalén para el evento, finalmente decidió la semana pasada enviar a su hija Ivanka junto al marido y asesor presidencial Jared Kushner.

La delegación estadounidense estará dirigida por el subsecretario de Estado, John Sullivan, y contará también con la asistencia del secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, informó la Casa Blanca en un comunicado.

La representación la completarán el embajador estadounidense en Israel, David Friedman y el asesor presidencial para asuntos internacionales, Jason Greenblatt.

El acto de inauguración será algo simbólico, ya que en realidad no se trata de un nuevo edificio sino que la embajada comenzará a funcionar en una sede consular ubicada en el barrio de Arnona, en la “línea verde” entre Jerusalén occidental y oriental.

Según el Departamento de Estado, allí se establecerán las oficinas del embajador y una pequeña nómina de trabajadores, pero todavía no está decidido si se quedarán en ese edificio a largo plazo.

Estados Unidos tiene, además, un edificio en el centro de la ciudad en el que funciona el consulado general y mantendrá abierta la sede diplomática de Tel Aviv para que los israelíes puedan realizar trámites de visado en la que, para la comunidad internacional, es la capital de Israel.

Para poder usar el consulado como embajada, los estadounidenses debieron iniciar una serie de obras, como la construcción de una vía de evacuación, y tienen previsto levantarun muro de tres metros de altura en lugar de la valla de metal que rodea el edificio, informaron medios israelíes.

 Fuente: TN


Articulos relacionados