Entre turistas y churros, ‘Manolo’ sigue adelante tras la tragedia en Mar del Plata

Tras el asesinato de uno de los dueños, Juan Manuel Santurain, la tradicional cadena reabrió con el éxito de siempre. Los clientes susurran sobre el crimen.



No Banner to display

manolo-reabrio-sus-puertas-en-mar-del-plata-531784Manolo, la tradicional cadena marplatense de churros y comidas, se muestra en estos días a pleno, sobreviviendo a la tragedia que significó para su gente el asesinato de uno de sus dueños, Juan Manuel Santurain, baleado por su ex suegro en un edificio céntrico. Para muchos de los clientes, ese crimen constituye un tema de conversación recurrente, pero los empleados guardan silencio y omiten el asunto.

Uno de los locales más elegidos por el turismo es el de Castelli y la costa. Se trata de un enorme chalet situado al lado del Parque San Martín, frente a los balnearios de Playa Grande. Desde el mediodía, e incluso en los días de clima más inestable, registra largas colas de espera. Familias, grupos de amigos y adolescentes, residentes y turistas se mezclan en la entrada, esperando ante la larga escalera de piedra que llegue su turno para el ingreso, que por supuesto es coordinado por empleados de Manolo.

Muchos turistas se muestran emocionados si se trata de su primera visita al lugar, pero además de preguntar por los legendarios churros de Manolo, muchas de las conversaciones apuntan al asesinato de Santurain, un episodio conmocionante que terminó con el suicidio del Miguel Angel García, el exfamiliar que antes le había disparado en varias ocasiones.

La investigación por el crimen de Santurián, que está en manos del fiscal Alejandro Pellegrinelli, se encuentra a la espera de que finalice la feria judicial. Según ha trascendido, las diferencias entre Santuarin  García derivaron de la separación del empresario de Romina García, -con quien tenía una hija menor de edad-, y eso habría generado una disputa por motivos económicos, que llevó al ex suegro a asesinarlo en garage del edificio Boghoss II. Luego de dispararle entre cinco y seis veces al dueño de Manolo, García se quitó la vida con un tiro en el pecho.

Las pericias correspondientes y la presencia de cámaras en el lugar del hecho posibilitaron la reconstrucción de la escena del crimen. Paralelamente surgió otra investigación sobre miembros de la policía bonaerense por la filtración de las imágenes de los dos cadáveres en el estacionamiento de la mencionada propiedad que circularon masivamente por whatsapp horas después de la tragedia.

Sin embargo, esos dramáticos sucesos no afectaron el ritmo comercial vertiginoso que desde la reapertura volvieron a tener los locales de Manolo. Walter González, encargado de la sucursal de la costa, contó a PERFIL que “estamos abriendo más horas por la fuerte demanda”. Por eso en estos estos días Manolo recibe comensales desde las 8 de la mañana hasta las 4 y 5 madrugada.

“Los clientes provienen sobre todo de Capital Federal, La Plata, Córdoba y otros lugares del país”, dijo González, destacando que “este inicio de temporada es tan bueno como el del año anterior, pero creemos que puede llegar a ser mejor por la suba del dólar”, que hará que muchos turistas dejen de lado los viajes al exterior.

La familia Suárez, por su parte, es residente de Mar del Plata. Mientras esperan la comida explican que son habitués de Manolo “por la calidad y la atención y los platos abundantes”. A unos metros se encuentra una mesa con turistas llegados desde la Capital Federal. Además charlar sobre otros temas, la muerte de Santurain está en el debate, por supuesto. Pero el salón colmado y la vista del mar de fondo embellece la escena, mostrando que Manolo vuelve a la normalidad.

Fuente: Perfil



Articulos relacionados