Encontraron cocaína y otras drogas en la Antártida

Un trabajo entre instituciones españolas y argentinas descubrió restos de antiinflamatorios, analgésicos y cocaína en 10 puntos del continente blanco, entre ellos los alrededores de la Base Marambio.



No Banner to display

Existen diferentes partes del mundo en que el turismo tiene sus consecuencias negativas. La Antártida es uno de ellos. En 2010 se registraron unos 30 mil visitantes, mientras que en 2013 ya eran 37.400, según datos oficiales de 2016. En general, esto se produce durante el verano, el momento en que la fauna y la flora del continente atraviesa su momento más delicado.

Un grupo de investigadores, del Instituto Nacional del Agua de Argentina y del Instituto Geológico y Minero (IGME) y la Universidad Autónoma de Madrid, ambos de España, realizó el primer estudio enfocado en buscar la presencia de medicamentos y drogas ilegales en el continente blanco.

Los investigadores recogieron muestras de agua de diferentes arroyos, lagunas, drenajes glaciares y vertientes de aguas residuales sin tratar en las zonas más sensibles, aquellas donde la afluencia del turismo se hace sentir y también en las bases científicas. Así, buscaron rastros de 25 medicamentos más comunes y 21 sustancias recreativas y drogas ilegales. En total encontraron vestigios de 12, en especial antiinflamatorios y analgésicos como cafeína, ibuprofeno y paracetamol, que, según el estudio publicado en Environmental Pollution, son un “riesgo alto” a nivel medioambiental.

“La presencia humana está introduciendo contaminantes no analizados hasta la fecha que, en función de su toxicidad, persistencia o bioacumulación, podrían producir daños en el ecosistema antártico”, explicó Yolanda Valcárcel, investigadora de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y coautora del estudio.

Además, revelaron que en las inmediaciones de la Base Marambio, perteneciente a Argentina, hallaron el principal metabolito de la cocaína. También se detectó en este punto, uno de los 10 analizados, alprazolam, un fármaco que se utiliza contra la ansiedad. “La presencia de esta sustancia puede deberse al consumo ocasional incluso fuera de la zona analizada, es aconsejable realizar un control continuo debido a los potenciales riesgos que puedan suponer para los ecosistemas acuáticos de la Antártida”, dice el informe.

Fuente: Infobae

Etiquetas: Curiosidades, Noticias. Bookmark the permalink.