En vísperas del acuerdo con el FMI, volvió a subir el dólar

La paz cambiaria mostró hoy que puede durar poco pero, esta vez (y contrariamente a lo ocurrido durante buena parte de la corrida), quien la amenaza no es el "frente interno", sino el "frente externo"



No Banner to display

El dólar minorista cerró a $25,535, siete centavos más que el día anterior.

Lo concreto es que, tras dar claras señales de mayor distensión en las últimas ruedas (lo que le había permitido que cese la intervención pública ayer sobre el mercado de contado) la plaza cambiaria local volvió a operar hoy bajo la presión lo que se reflejó en un suba del 0,35% del dólar que no resultó mayor sólo porque el Banco Nación se plantó del lado vendedor del mostrador y terminó aportando casi el 50% de las divisas que se operaron en el día.

“El Nación apareció ni bien quedó claro que el peso estaba siendo arrastrado por la corriente general de devaluaciones y abasteció al mercado a $ 24,9850 para evitar que alguien se anime a desafiar la oferta de venta por US$ 5000 millones a $ 25,00 que mantiene el BCRA en las pantallas del Mercado Abierto Electrónico”, explicó Fernando Izzo de la corredora de cambios ABC.

A este valor finalmente cerró el día la divisa en el mercado mayorista, lo que supone un aumento de 8,5 centavos respecto del cierre previo de $ 24,90. Por esa presión el precio del venta al público, que se había reacomodado a la baja en los tres últimos días, rebotó a su vez de $ 24,47 a 24,54, según el relevamiento habitual que realiza el BCRA.

La demanda de divisas y de coberturas, que venía mostrando un repliegue en las 2 últimas ruedas, se reactivó por las noticias que llegaban de Brasil. “La Bolsa de San Pablo estaba operando con un derrumbe del 6% y el real se hundía 2,5%, con lo que tocaba su más bajo nivel de intercambio con el dólar desde 2016. ¿Hay que recordar que es nuestro principal socio comercial?”, explicó el analista Norberto Sosa, de Invertir en Bolsa (IEB).

La acción oficial apunta a tratar de mantener el tipo de cambio en los actuales niveles al menos hasta que se confirme el acuerdo de financiamiento con los organismos internacionales, dado que se estima que ayudará a aplacar la expectativas sobre la posible continuidad de un proceso de devaluación descontrolada del peso.

La ola de devaluaciones incluyó en la región además al peso mexicano, que se depreciaba 1,4% frente al dólar volviendo a niveles de febrero de 2017, al peso chileno, que perdía 0,5% en esa relación, entre otras.

Fuente: La Nación 

Etiquetas: Destacado, Economía, Noticias. Bookmark the permalink.


Articulos relacionados