El Senado de Estados Unidos confirmó al nuevo embajador en Argentina

Es un ex juez de 70 años, con conocidos en el país, entre ellos un ministro nacional
 



No Banner to display

El Senado de Estados Unidos confirmó el jueves a Edward Prado -un texano con una carrera judicial de más de 35 años, que conoce la Argentina y habla español con fluidez– como nuevo embajador estadounidense en el país.

Como se esperaba, el candidato, de 70 años, pasó con tranquilidad su prueba para ocupar la vacante que dejó Noah Mamet hace ya más de un año. “Espero convencerlos de que mi carrera como juez, mi ética de trabajo y mi capacidad de decisión me califican para ser la voz de Estados Unidos en Argentina”, había señaló Prado en su audiencia ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, cuando se presentó ante los senadores para exponer sus méritos para ocupar el cargo.

La nominación fue sorteada sin problemas, en un Senado de mayoría republicana, pero que ha complicado el visto bueno de algunos otros candidatos a cargos públicos. Las credenciales de Prado, un juez conservador y sin antecedentes polémicos, facilitaron el sí de la Cámara alta.

En la audiencia de hace una semanas, Prado había dicho que tiene amigos en la comunidad legal argentina y que ayudará en lo que pueda al fortalecimiento del sistema judicial local, la resolución del caso AMIA y el de la muerte del fiscal Alberto Nisman.

Prado contó que viajó a la Argentina varias veces para participar en seminarios y presentaciones y que hizo “muchos amigos en la comunidad legal”. Aunque no los mencionó, se sabe que tiene relaciones con el ministro de Justicia Germán Garavano y jueces federales como Julián Ercolini o la jueza de la Corte Suprema Elena Highton de Nolasco, entre otros.

“Sé lo importante que es un poder judicial fuerte e independiente” para la consolidación democrática de un país, dijo Prado. “Mi objetivo es continuar trabajando con los abogados y con los jueces de Argentina para mejorar el sistema judicial y fortalecer la confianza de los ciudadanos argentinos en el sistema judicial”, expresó.

También señaló que apoyará a las distintas agencias estadounidenses que ayudan a la Argentina en la lucha contra el crimen organizado y a promover la seguridad ante la amenaza del terrorismo. En otro orden, aseguró que espera contribuir a extender las oportunidades para los negocios estadounidenses en la Argentina y para “incrementar la relación comercial bilateral”.

Según la Casa Blanca, Prado, es un “distinguido juez federal”, en la carrera judicial por 35 años. En sus primeros 19 años trabajó como juez del Distrito Oeste de Texas y luego por 14 años fue juez en la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito. Este tribunal, que cubre Texas, Louisiana y Mississippi es conocido por ser uno de los más conservadores del país.

Antes de ser juez fue fiscal y asistente de defensores público. Fue reservista del Ejército estadounidense (entre 1972-1987) y se retiró como capitán. Egresado de la Universidad de Texas en Austin, habla español fluidamente. Prado también fue mencionado como un posible candidato a juez de la Corte Suprema en 2005, luego del retiro de Sandra Day O´Connor.

Fuente: Clarín