El nuevo compañero de Lionel Messi que se gastó una fortuna en autos, relojes y salidas nocturnas

Kevin-Prince Boateng será jugador del Barcelona. Llega cedido del Sassuolo para ser suplente de Luis Suárez.



No Banner to display

deportesPadre de familia ejemplar. Gran compañero. Capitán indiscutido. Profesional disciplinado. Lionel Messi tiene, entre otras, todas esas virtudes. El que parece no poseerlas es su nuevo compañero: Kevin-Prince Boateng, quien a pesar de sus grandes aptitudes futbolísticas, no tuvo (por ahora) la trayectoria que se esperaba por su indisciplina y mal manejo.

Se sabía que Ernesto Valverde iba en busca de un 9. Y el elegido para ser la alternativa de Luis Suárez es Boateng. Una sorpresa, ya que nadie sospechaba que el Barcelona lo tenía en su radar. Pero así es. Y el alemán, nacionalizado ghanés, llegará a préstamo hasta el final de esta temporada,  con una opción de compra de 8 millones de euros.

Boateng, quien venía jugando en el Sassuolo de Italia, tiene 31 años pero siempre fue un jugador distinto. A los 23 ya había jugado en el Tottenham, Borussia Dortmund y el Milan. Sin embargo, una sucesión de malas decisiones lo alejó (hasta ahora) de la élite. “En dos años me gasté todo mi dinero en coches, relojes, zapatos, discotecas, restaurantes y amigos que en realidad no lo eran”, confesó hace algunos años.

La fama lo mareó. Y él mismo lo explicó. “De un día para el otro tenés tanto dinero que puedes comprarlo todo”. Aunque a horas de empezar a entrenarse en el Barsa, parece haber cambiado. “Me he arrepentido de muchas cosas. Siendo joven no trabajaba mucho, porque jugaba sólo por mi talento. Ese no era el camino correcto. Ahora me arrepiento de no haber trabajado más. Pero era normal en esa época. Era el jefe de mi barrio, tenía fama y dinero”.

Su llegada al Barcelona se da en el momento en el que el poder de gol del equipo catalán pasa, casi en exclusiva, por lo que hagan Suárez y Messi. Y para él jugar con el argentino será especial. “Cristiano Ronaldo lo tiene todo. Tiene derecha, izquierda, cabeza, velocidad… Bueno, en este planeta el mejor es Cristiano Ronaldo. Pero Leo Messi no es humano, es de otra galaxia”, lo elogió.

Boateng, además, es hermano de Jerome, a quien justamente Messi dejó en ridículo en el recordado gol que le convirtió al Bayern Munich, por semifinales de la Champions League, del 2015.

El ex Milan hizo inferiores en el Hertha Berlín y pasó por selecciones juveniles de Alemania. Hasta que, por reiterados problemas de indisciplina y cortocircuitos con el cuerpo técnico, fue expulsado de las filas del combinado teutón. Luego, se incorporó al seleccionado de Ghana, donde disputó dos Mundiales (2010 y 2014), alcanzando los 4tos de final en 2010, donde caería por penales ante Uruguay.

Además de desistir al seleccionado alemán, Boateng también lo dejó sin una de sus máximas figuras de cara al mundial de Sudáfrica 2010: Michael Ballack, a quien le pegó una patada criminal que le provocó la rotura de los ligamentos del tobillo derecho. Fue en la final de la FA CUP entre el Portsmouth y el Chelsea. Esa acción, de yapa, le generaría una pelea con su hermano, que continúa hasta hoy. “Cada uno tiene su familia. Yo la mía y él la suya, no tenemos relación”, dijo. Y Jerome no se quedó atrás. “Desde ahora, que él haga su vida por su lado y yo haré la mía”.

Hoy, luego de varios pasos por equipos de menor calibre, Boateng podrá darse el gusto de compartir cancha con Lionel Messi. Corre de atrás en la lucha por la titularidad, no hay dudas. Pero parece estar listo para darlo todo.

Fuente:Clarin