El mercado encontró algo de calma: en una semana el dólar bajó 3,3% y cerró a $ 28,62

Con tasas altas y menos liquidez en el mercado el Banco Central logró frenar la corrida.



No Banner to display

Después de asomarse el viernes pasado a los 30 pesos el viernes de la semana pasada, el tipo de cambio revirtió lo que entonces parecía una disparada de final incierto y terminó, ayer, a un valor que resultó 3,3% menor. Al cierre del mercado, el dólar minorista se vendía ayer en los principales bancos del país a $ 28,62, cuando el viernes 29 de junio había alcanzado los $ 29,57.

¿Final de la corrida?. ¿Lo peor quedó atrás?. Nadie se animaría a afirmar eso hoy. Pero hay datos objetivos a tener en cuenta. El lunes, el Banco Central descargó artillería pesada para frenar la corrida. Subió tres puntos porcentuales los encajes a los bancos y provocó un desplome de los precio s de las Lebacs en pesos, que llegaron a rendir más del 60%, hasta estacionarse ayer en tasas que iban del 58 al 50% para los plazos más cortos.

La lectura que hizo el mercado fue que la relación tasa-dólar había alcanzado un nuevo equilibrio en valores en torno a 28 pesos para el dólar y las tasas de 60%. Es, por cierto, un equilibrio de corto plazo. Frenada la corrida, el Banco Central que conduce Luis Caputo deberá encontrar el camino para hacer bajar las tasas de interés sin que el tenedor de pesos se vea tentado a irse al dólar billete.

El jueves se estrenó una nueva herramienta. Emitir Letras en dólares que se pueden pagar con dólares, con pesos y con Lebacs en pesos. Más allá del volumen de Lebacs canjeadas en la operación (por el equivalente a 8.500 millones de pesos) lo que rescataron las autoridades de Hacienda y del Central es que no hubo un impulso masivo a escapar de las Lebacs y pasarse al dólar. Una señal de aquél equilibrio que se mencionó un poco más arriba.

Es cierto que esta experiencia transcurre con una falta de dólares del sector privado, que es reemplazada por las subastas diarias de 100 millones de dólares. Y por algunas ventas puntuales, en el mercado único y libre de cambio (MULC) de algunos bancos oficiales.

El mercado celebra, como ya mencionó Clarín durante esta semana, el shock de ortodoxia que está aplicando el Gobierno para remontar esta crisis. A las herramientas del Central, se suman las señales que está dando el ministerio de Hacienda de que la prioridad absoluta para el Gobierno hoy es cumplir las metas fiscales comprometidas en el acuerdo firmado con el FMI.

Las de este año se descuenta que ya están al alcance de la mano, pero los analistas miran -por ahora con confianza- el camino para alcanzar el déficit del 1,7% del PBI en 2019. Para los inversores, esa será la verdadera señal a mirar de cerca para examinar la voluntad del Gobierno de mantenerse por el camino que los mercados esperan que recorra.

Fuente: Clarín 

Etiquetas: Destacado, Economía, Noticias. Bookmark the permalink.