El infierno de “Abi”, la chica que terminó asesinada por sus violadores

A Wanda Abigail Navarro (15) la mataron con saña y ahora los investigadores creen saber por qué. La adolescente asesinada en Jesús María, Córdoba, no sólo conocía a sus tres homicidas sino que meses antes del crimen esos mismos hombres que hoy están presos y acusados del femicidio “la habían violado y la mantenían amenazada para que no […]



No Banner to display

A Wanda Abigail Navarro (15) la mataron con saña y ahora los investigadores creen saber por qué. La adolescente asesinada en Jesús María, Córdoba, no sólo conocía a sus tres homicidas sino que meses antes del crimen esos mismos hombres que hoy están presos y acusados del femicidio “la habían violado y la mantenían amenazada para que no abriera la boca”. Vivía un infierno.

Así se lo revelaron a Clarín fuentes de un caso que conmocionó a los vecinos de Jesús María y Colonia Caroya, al Norte de la Ciudad de Córdoba.

La adolescente había desaparecido el 23 de agosto cuando salió de su casa para ir al colegio. Unas 48 horas después, su cuerpo semidesnudo fue encontrado boca abajo sobre un maizal en una estancia de las afueras de la ciudad.

Según la autopsia, la mataron a golpes y no abusaron de ella. Y “Abi”, como le decían sus amigos y que practicaba boxeo, se defendió.

“Sus nudillos estaban llenos de hematomas, por una piña perdió un par de dientes. Su asesino necesitó molerla a golpes en la cabeza y ponerle un lazo en el cuello para matarla”, habían confiado los voceros que no entendían por qué la habían atacado con “tanta saña”.

Ahora los investigadores empiezan a comprenderlo. “Hacía meses que la chica vivía un infierno de parte de estos tres hombres, y por eso le había pedido a su papá que le pagara un curso de defensa personal pese a que hacía boxeo”, subrayaron. Y agregaron: “Al parecer, el hombre se opuso a que lo hiciera”.

Aún no han podido determinar bien cuándo fue, pero sí saben que meses antes del homicidio “Abi” fue atacada por los tres detenidos, de 29, 30 y 38 años. Todos eran “conocidos” del papá de la adolescente asesinada, Marcelo Navarro. Pero ella no fue la única víctima.

“Estaba con una amiga cuando estos tres hombres las violaron a las dos. No se sabe aún en qué circunstancias ocurrió, si fue una noche que salieron y se los encontraron o se fueron con ellos, lo cierto es que ellas les decían que los iban a denunciar y ellos las amenazaron con que las iban a matar si hablaban”, detallaron las fuentes.

Y cumplieron con la amenaza.

Fue el 23 de agosto a las 7.23 que “Abi” salió de su casa rumbo al colegio “Giovanni Bosco” de Colonia Caroya. Antes de irse consultó con su mamá qué camino le convenía tomar: optó por el más iluminado pero eso no impidió que la capturaran sus asesinos.

“Los tres detenidos son amigos y salían a tomar juntos. Hay elementos muy sólidos que los incriminan y se cree que son los responsables directos del asesinato”, habían informado este martes no bien se conocieron los dos últimos arrestos.

Es que el primer detenido, identificado como Mario García (29), alias “Bebé” y vecino de la familia Navarro, cayó apenas unas horas después de que el cuerpo de la adolescente fuera hallado en la estancia La Florida, a unos tres kilómetros del centro de Jesús María, en la madrugada del 26 de agosto. Hoy está preso en la cárcel de Bouwer.

Sus dos cómplices, Claudio Schmidt (38) y Walter Vargas (30), recién fueron imputados como coautores del crimen este martes 11 de septiembre junto con el cambio de carátula de la cusa: de homicidio simple a homicidio agravado por violencia de género.

El fiscal de Instrucción de Jesús María, Guillermo Monti, acusó a García de autor del crimen y a Schmidt y Vargas de ayudarlo. La noche previa a capturar a “Abi” habían salido juntos y fue en el regreso que la interceptaron: justo cuando ella iba a la escuela.

Fuente: Clarín

Publicado en: Destacado, Noticias, Policiales   Etiquetas: ,


Articulos relacionados