El FMI confirmó que no impondrá medidas concretas sobre la economía

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, abrió las negociaciones la semana pasada Christine Lagarde, del FMI



No Banner to display

El Fondo Monetario Internacional (FMI) dejó entrever que el programa económico que surgirá del acuerdo stand by que negocia con el equipo económico de Mauricio Macri estará basado en las “prioridades argentinas”, buscará contener el costo social del ajuste y tendrá el sello que quiera imprimirle el Gobierno.

“Y el FMI tiene el rol de apoyar las prioridades de la Argentina”, remarcó.

La declaración de Rice, quien brindo un fuerte respaldo a Macri, ofreció la primera señal clara de que el Fondo respetará la soberanía de la política económica y no impondrá, tal como solía ocurrir antaño, una lista de políticas públicas concretas entre las condiciones para aprobar el nuevo programa que busca la Argentina, más allá de que se acuerden metas específicas para los próximos años.

Esa postura estuvo en sintonía con lo dicho ayer por Macri, quien afirmó en su conferencia de prensa en la Quinta de Olivos que el Fondo le exigiría al Gobierno que cumpliera con metas cuantitativas -de seguro, sobre el déficit fiscal- pero mantendría silencio respecto del “cómo” de debía llegar a esos objetivos. El camino, indicó Macri, quedaba en manos del Gobierno. Rice confirmó esa visión.

“En cuanto a los objetivos y las metas, estamos totalmente de acuerdo con lo que dijo ayer el Presidente Macri, que se trata de las prioridades de la Argentina. Este es un programa que le pertenece totalmente a la Argentina, y el FMI tiene el rol de apoyar las prioridades de la Argentina”, fue la frase que dejó Rice.

“Quiero recalcar nuevamente que este tema de las prioridades de la Argentina es lo que es muy importante para nosotros, y que buscaremos apoyar las prioridades del gobierno argentino y del pueblo argentino en este programa”, insistió.

Todas las especulaciones se originaron en un mismo lugar: el informe del artículo IV, publicado a fines del año anterior, que ofreció el último diagnóstico de los economistas del staff del Fondo respecto de la Argentina. Ese trabajo indicaba, entre otras cosas, que el peso estaba sobrevaluado entre un 10 y un 25% en términos reales, que era necesario implementar una flexibilización laboral, cambios regulatorios, y que era “esencial” recortar el gasto público, en particular, salarios, jubilaciones y programas sociales.

A sabiendas de las heridas que dejó la historia, Rice insistió en que el Fondo y la Argentina han cambiado respecto de fines del siglo pasado y la caída de la convertibilidad, a fines de 2001, que se precipitó cuando el Fondo declinó un giro del programa stand by vigente en ese entonces.

“La situación en la Argentina de hoy es muy diferente a de hace 15 o 20 años, cuando la salida del sistema de convertibilidad fue un episodio extraordinariamente difícil para la Argentina y el pueblo argentino”, dijo Rice.

Tras elogiar las reformas del gobierno de Mauricio Macri, habló sobre los cambios en el Fondo: “Entre otras cosas, se presta mucha más atención a la protección social y, en particular, a proteger a los más vulnerables de los costos del ajuste. Prestamos mucha más atención hoy que, ciertamente, hace 15 o 20 años, a cuestiones de desigualdad y cuestiones de crecimiento inclusivo”.

El vocero de Lagarde no brindó detalles sobre el préstamos que busca la Argentina, y dejó la puerta abierta a que sea “precautorio”, es decir, que quede simplemente como una línea de crédito, o a que el Gobierno busque hacerse ya del dinero. Rice confirmó que la intención es llegar a un acuerdo “rápido”, y elogió el manejo de la crisis por parte del Gobierno. Dijo que el cimbronazo parecía controlado, y que Macri había reconocido cuáles eran los “desafíos” que debía afrontar.

“Creemos que sus comentarios muestran el reconocimiento por parte del Gobierno de los desafíos centrales que afectan hoy a la economía argentina, de la potestad del gobierno de las políticas necesarias para abordar esos desafíos y la determinación de garantizar el equilibrio, un crecimiento inclusivo, la creación de empleo y el compromiso de proteger los más vulnerables”, afirmó Rice.

Fuente: La Nación 

Etiquetas: Destacado, Economía, Noticias. Bookmark the permalink.


Articulos relacionados