El Banco Central tiene margen para acumular dólares: sólo tiene 8,7% del PBI en reservas

Las reservas monetarias cerraron el viernes último en u$s 48.943,5 millones, de modo que el stock de moneda extranjera en relación al volumen de la economía puede crecer porque Argentina tiene, en América Latina, la proporción más baja de divisas acumuladas en relación a su producto nacional.



No Banner to display

La Argentina es el país de la región que tiene la proporción más baja de reservas monetarias respecto de su Producto Bruto Interno (PBI), destacaron este lunes análisis privados que afirman que esto permite que se pueda desarrollar una política de mayor acumulación de dólares, tal como lo expresó el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger.
“Nos proponemos un objetivo más agresivo en la acumulación de reservas que el que tuvimos en el último año”, anunció Sturzenegger la semana pasada.
De acuerdo a un análisis de la entidad de servicios financieros Balanz Capital, las reservas monetarias de Chile representan el 15% de su PBI; las de Colombia, el 16%; las de Brasil, el 18%; las de México, el 19%; las de Uruguay, el 23%; las de Paraguay, el 26%; y las de Perú, el 31%.
Al respecto, el informe indicó que “se observa claramente que el BCRA puede desarrollar una reserva con un nivel de mayor significancia”.
“Esta táctica de creación de reservas no disimula el compromiso tácito del BCRA de evitar una inflación de gran magnitud, similar a la que arruinó el plan del real de Brasil entre 1998 y 1999 y que causó el inolvidable default y la devaluación en Argentina entre 2001 y 2002”, subrayó Balanz.
Además evaluó que “el momento coincide con el efecto nefasto que está teniendo el peso argentino sobrevaluado sobre una serie de variables macroeconómicas clave”.
Por su parte, el economista Carlos Belloni, del Instituto Argentino de Economía (IAE), la escuela de negocios de la Universidad Austral, se refirió a otra de las estrategias impulsadas por el BCRA para reducir la inflación, como es el aumento de las tasas de interés.
En ese sentido, Belloni señaló que “ante la aceleración de los precios domésticos y de las expectativas inflacionarias, el Central reaccionó endureciendo la política monetaria”.
Precisó que “la base monetaria se contrajo 7% en términos reales y la tasa de interés de referencia se incrementó en un punto y medio porcentual”.
Destacó que “en términos interanuales, la tasa de crecimiento de la base monetaria se desaceleró y bajó del 46,8% de febrero a 34,7% en marzo, similar al movimiento de precios”.
“En cuanto al otro instrumento de política, el Central retomó la suba de tasas de interés pese al aún mal momento de la actividad económica. La tasa de interés de referencia de pases se incrementó un punto y medio porcentual pasando de 24,75% al 26,25% anual para darle mayor atractivo a pases”, explicó Belloni.
Sostuvo que “la política cambiaria continúa con su rol de ancla nominal en un contexto de marcada aceleración inflacionaria producto del impacto de los ajustes tarifarios y de la educación”.
En la misma línea, el director de Portfolio Personal, Augusto Posleman, destacó que “el Banco Central en su última licitación de Lebacs sorprendió al mercado con una suba de la tasa de interés superior a la esperada y la llevó del 22% al 24,25%”.
Puntualizó que se trató de “una suba que tiene que ver con la inflación que refleja la entidad en sus encuestas”, y remarcó que “a su vez esta política fortalece el peso”.
“Todos los inversores están desarmando sus posiciones en dólares para colocar ahorros en pesos”, aseguró Posleman, quien precisó que “después de que el valor del dólar llegara a mínimos de $15,30, el BCRA tomó nota y anunció que va a realizar la compra de dólares para elevar las reservas del Banco y apuntalar la competitividad de los sectores exportadores, que hoy por hoy son los más perjudicados por esta política monetaria”.

Fuente: Télam



Articulos relacionados