Donald Trump recriminó a México: no están haciendo nada para ayudar a detener a los inmigrantes ilegales

Sánchez Cordero anunció que suspenderá la entrega de visas humanitarias e implementará una estrategia de contención.



No Banner to display

La crisis migratoria en la frontera sur de los Estados Unidos alcanzó su punto más álgido en febrero. El Departamento de Seguridad Interna (DHS, por sus siglas en inglés), informó que detuvo a 76.000 personas por ingresar ilegalmente, la cifra más alta en los últimos 12 años.

Este jueves el Presidente Donald Trump recriminó a México por no hacer nada para evitar el tránsito de las caravanas de migrantes centroamericanos por su territorio.

“México no está haciendo NADA para ayudar a detener el flujo de inmigrantes ilegales a nuestro país. Ellos hablan pero no actúan. Como Honduras, Guatemala y El Salvador, que han tomado nuestro dinero por años y no hacen nada. A los demócratas no les interesa, con tan MALAS leyes. ¡Quizás cerraremos la fronteras sur!”, expresó en un mensaje a través de su cuenta oficial de Twitter.

No es la primera ocasión en que el Mandatario de extracción republicana amenaza con cerrar una de las fronteras con más tránsito en el mundo. El 15 de febrero declaró “emergencia nacional” por el flujo de migrantes indocumentados y presionó al Congreso para obtener los recursos necesarios para la construcción del muro.

El lunes, Patrick Shanahan, Jefe Interino del Pentágono, anunció el desbloqueo de USD $1.000 millones para financiar el muro, sin embargo, un día después la Cámara de Representantes rechazó la solicitud.

El reclamo de Trump a México tiene lugar horas después de que la titular del DHS, Kirstjen Nielsen, se reunió con la secretaria de Gobernación mexicana, Olga Sánchez Cordero.

Las funcionarias tuvieron una junta de trabajo en Miami, donde trataron “las formas en que Estados Unidos y México pueden colaborar para afrontar la migración ilegal”.

Sánchez Cordero anunció un cambio en las políticas que México había seguido ante las caravanas migrantes provenientes de Centroamérica. “Vamos a implementar una estrategia de contención en el Istmo de Tehuantepec, ese va a ser el gran cambio”, expresó.

Desde el inicio de su administración, el presidente Andrés Manuel López Obrador se manifestó por una estrategia de aceptación de los migrantes e incluso les ofreció trabajo. Después de la reunión con Nielsen, las autoridades mexicanas anunciaron que contendrán el flujo de miles de centroamericanos que llegan diario por la frontera sur en el estado de Chiapas.

“En lo más estrecho de nuestro país (200 kms), vamos a ubicar las instalaciones migratorias, de protección civil. No vamos a militarizar nuestra frontera sur, que quede claro y así se lo expresé a la señora Nielsen”, expresó Sánchez Cordero.

“Tampoco vamos a seguir dando las visas humanitarias de forma masiva, vamos a dar permisos temporales de visitante y de trabajo en toda la zona sureste… Buscamos una migración ordenada”.

La funcionaria negó que EEUU destine dinero a México para frenar a las caravanas migrantes. “Estados Unidos no va a aportar recursos al gobierno de México, va a aportar tecnología, va a aportar información sobre red de grupos criminales de tráfico de personas”.

Sánchez Cordero hizo referencia a las autoridades centroamericanas y las instó a aportar para terminar con la crisis migratoria. “No solo es Estados Unidos, no solo es México, también es el triángulo norte centroamericano”.

López Obrador ha evitado confrontarse con Trump por el tema migratorio y el muro, como sí lo hizo el expresidente mexicano Enrique Peña Nieto.

“Creemos que debemos tener una relación amistosa con los EEUU”, dijo el lunes el titular del Ejecutivo mexicano, cuestionado por el muro fronterizo.

Hace una semana el asesor y yerno de Trump, Jared Kushner, visitó de forma inesperada México y se reunió con López Obrador. El tema dominante que se trató en la cena en la que también estuvo presente el canciller mexicano, Marcelo Ebrad, fue la migración.

Fuente:

Infobae