Donald Trump enviará 5.000 soldados a la frontera para frenar el ingreso de inmigrantes de Honduras

Lo anticipó el diario The Wall Street Journal. Hay unas 3.600 personas que marchan hacia EE.UU. para pedir allí asilo y un trabajo. Huyen de la pobreza y el desempleo en su país de origen.



No Banner to display

82wVGolhy_720x0__1El presidente Donald Trump va a enviar 5.000 efectivos militares más a la frontera con México para evitar la entrada en Estados Unidos de la caravana de migrantes hondureños que avanza por México, según informó este lunes el diario The Wall Street Journal.

La cifra es más de seis veces mayor a los 800 de los que altos funcionarios de la administración Trump hablaron la semana pasada bajo condición de anonimato. Y también supera ampliamente a los 3600 migrantes que quieren entrar a EE.UU. para pedir asilo y buscar un trabajo.

La caravana, que partió el 13 de octubre de la violenta ciudad hondureña de San Pedro Sula, atravesó Guatemala y entró en México, donde ahora mismo se encuentra en el estado de Oaxaca. El trayecto que les queda para llegar a la frontera con Estados Unidos es de entre 1.500 y 3.600 kilómetros, según la ruta que escojan.

The Wall Street Journal obtuvo la nueva información sobre efectivos a desplegar de funcionarios estadounidenses, justo después de los violentos enfrentamientos que tuvieron lugar el domingo entre policías y decenas de inmigrantes de una nueva caravana al intentar avanzar sobre la frontera entre Guatemala y México para llegar a Estados Unidos. Un hondureño murió en ellos.

En la frontera sur de Estados Unidos hay ahora mismo unos 2.100 efectivos de la Guardia Nacional, enviados por Trump en abril ante la llegada de otra caravana migrante.  La Guardia Nacional es un cuerpo de voluntarios que es fuerza de reserva del Ejército. Los desplegados en la frontera no participan en detenciones, como tampoco podrán hacerlo los que lleguen próximamente, porque la ley se lo impide a los cuerpos militares.

Otra caravana de migrantes, en su mayoría hondureños, cruzó este lunes a pie por la parte menos profunda el río Suchiate, que separa a Guatemala de México, en un nuevo intento por continuar su travesía hacia Estados Unidos.  La marea humana, formada por centenares de mujeres, hombres y niños, atravesó caminando este caudal, con el agua hasta el cuello, mientras la policía mexicana esperaba de pie en la orilla.

Esta es una segunda caravana de “sin papeles” después de que el pasado 13 octubre saliera la primera desde San Pedro Sula (Honduras), que camina por territorio mexicano con dirección a Estados Unidos tras atravesar Guatemala. Esta segunda caravana intentó el domingo cruzar a México por el puente fronterizo, el Rodolfo Robles, pero la policía mexicana les impedía el paso lanzándoles bombas de gas lacrimógeno y los migrantes respondían con piedras y palos, lo que provocó un enfrentamiento de varias horas que se saldó con un muerto y varios heridos.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha adoptado una postura muy dura, amenazando con enviar el Ejército a la frontera, y ha asegurado que recortará “sustancialmente” la ayuda económica que concede a Guatemala, Honduras y El Salvador como represalia por el avance de los migrantes, al tiempo que ha arremetido contra México por no detenerla.  Este mismo lunes advirtió a la caravana de migrantes que las Fuerzas Armadas les “están esperando” en lo que consideró una “invasión” e insistió en que “muchos pandilleros y alguna gente muy mala” se encuentran entre los migrantes, sin ofrecer detalles al respecto.

Fuente: Clarin

 



Articulos relacionados