Donald Trump a los gritos con los demócratas en la Oficina Oval y por TV

El presidente los recibió en la Casa Blanca para discutir el presupuesto. La cita terminó en un espectáculo en vivo.



No Banner to display

La amenaza de cerrar el gobierno es un clásico navideño en Washington. El 21 de diciembre expira el financiamiento de algunas agencias en Estados Unidos. Y cada año, demócratas y republicanos se enzarzan en duras y tediosas discusiones sobre el presupuesto que, a veces, acaban con parte de la Administración sin fondos para funcionar. Lo que nunca se había visto es una escena como la que del martes, en el alguna vez solemne despacho oval. Allí el presidente Donald Trump recibió a los líderes demócratas en el Congreso. La cita concluyó con la amenaza de cerrar el gobierno si la Casa Blanca no recibe el dinero que el mandatario pide para construir un adorado muro con México, el mismo que según proclamaba en campaña iban a pagar sus vecinos mexicanos.

Trump quiere 5.000 millones de dólares para el muro. Ya hay sobre la mesa 1.600 millones en materia de seguridad, pero nada de eso es para el muro advierten los demócrtas. En este contexto sucedió la reunión.

No estaba previsto, pero en el último momento Trump pidió que las cámaras de televisión entraran a la reunión. El duro enfrentamiento entre el presidente, el líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer, y su par en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, por el muro, un anticipo de lo que se avecina en la próxima legislatura (cuando los demócratas tomen el control de Diputados el 3 de enero), llegó como un inusual espectáculo político hasta las pantallas y los hogares de millones de estadounidenses.

“Las elecciones tienen consecuencias, presidente”, deslizó con aire malicioso el demócrata Schumer

Pelosi, muy probablemente la futura presidenta de la Cámara de Representantes, llegó a la Casa Blanca a la tarde, lista para enfrentarse con Trump. Lo que siguió, según describió The New York Times, fue un choque televisado entre una veterana líder del Congreso y un presidente con mucha menos experiencia pero que rara vez es desafiado en la cara  y en público, especialmente por una mujer.

Sin perder tiempo, Pelosi se refirió “al cierre Trump” (del gobierno), sabiendo bien que el presidente iba a estallar. (Y estalló). Él la interrumpió a ella. Ella lo interrumpió a él. Él amenazó con aprobar un presupuesto con fondos para el bendito muro. Y ella le dijo: “Ok, entonces hágalo, hágalo”. Su voz calma y firme. Sus múltiples “Sr. Presidente” mientras él la apuntaba con el dedo y la llamaba “Nancy”.

El presidente Donald Trump y el vicepresidente Mike Pence se reúnen con los líderes demócratas de la Cámara de Representantes y el Senado, Nancy Pelosi y Chuck Schumer, en la oficina Oval./ EFE

La reunión comenzó cortésmente, cuando Trump señaló el avance en una ley de justicia criminal en el Senado. Pero la sesión rápidamente se acaloró cuando prometió su muro a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos.

Con una sonrisa dijo: “Y luego tenemos lo fácil: el muro. Eso será lo más fácil de todo, ¿qué piensas Chuck?”. Schumer respondió severamente: “Se llama financiar al gobierno”.

Cuando Pelosi dijo que Trump no tenía suficiente apoyo para el muro en la Cámara de Representantes, Trump interrumpió: “Nancy, lo tengo”.

El extraordinario ida y vuelta, que duró 15 minutos, fue la primera prueba del la nueva dinámica de poder entre Pelosi y Trump mientras los demócratas se preparan para tomar el control de la Cámara. Y sucede en un momento propicio para Pelosi, justo cuando está tratando de juntar los votos para convertirse en la presidente de la Cámara de Representantes

Trump discute con Schumer. / AFP

Parece también un mensaje calculado para los demócratas y los republicanos por igual de que Pelosi es totalmente capaz de enfrentarse a Trump y restar importancia a sus sermones y sus conflictos de género.

“Nancy, necesitamos seguridad en la frontera. La gente está entrando en masa a nuestro país, terroristas entre ellos”, traficantes de drogas y gente con “enfermedades contagiosas”, dijo Trump, que interrumpió a Pelosi nada más darle la palabra y alzando el tono de voz.

“Estamos acá para tener una conversación tranquila, pero no creo que debamos hablarlo ante la prensa”, comentó Pelosi, perpleja por tener que negociar en directo en televisión. “Se llama transparencia y no es malo”, replicó Trump.

“No es transparencia cuando no estamos estipulando una serie de hechos y cuando queremos tener un debate con usted acerca de decir que confrontamos algunos de esos hechos sin decirle al público que esto no es cierto”, contestó Pelosi.

Trump discute con Schumer. / AFP

Trump discute con Schumer. / AFP

Conscientes de que el presidente les había hecho una encerrona en su primera visita en 12 meses al despacho oval, Schumer provocó al presidente. “Usted lo que quiere es cerrar el gobierno, nosotros lo que queremos es llegar a un acuerdo y tenemos soluciones para conseguirlo”, insistió Schumer, que discrepa con el presidente sobre su utilidad del muro. “¡El muro es efectivo, Chuck!”, insistió Trump, sentado entre los dos demócratas, con el vicepresidente Mike Pence tras de él, como siempre silencioso e inmóvil cual estatua de sal. “Hemos venido aquí de buena fe para negociar sobre cómo mantener el Gobierno abierto”, terció Pelosi.

“Si no recibimos lo que queremos, de una u otra forma, ya sea a través de ustedes, el ejército, a través de lo que quieras, voy a cerrar el gobierno”, fue el ultimátum de Trump. “Haré el trabajo. Seré yo el que lo cierre“.

Chuck Schumer responde a los dichos del presidente./ Bloomberg

“Estoy orgulloso de cerrar el gobierno por la seguridad en la frontera. El honor esta vez será mío. Seré yo el que lo cierre. No voy a culparlos a ustedes”, siguió.

“Las elecciones tienen consecuencias”, deslizó con aire malicioso Schumer en referencia a la victoria demócrata en la Cámara de Representantes en noviembre. “Por eso el país va tan bien”, respondió rápido Trump, reivindicando su victoria del 2016 y el triunfo republicano en el Senado, y destacó la “difícil situación” de Pelosi, que aún no tiene todos los votos demócratas necesarios para ser elegida presidenta de la Cámara de Representantes en enero.

Nancy Pelosi y Chuck Schumer ingresan al Ala Este de la Casa Blanca. / AP

Después del encuentro, Pelosi dijo que la confrontación con Trump fue “incivil” y se vanaglorió de que ella y Schumer lograron que el mandatario “reconociera totalmente que el cierre es su idea”.

“Para él es como una cuestión de hombría”, dijo Pelosi a los legisladores demócratas de regreso en el Capitolio. “Como si se pudiera asociar la hombría con él. Esta cosa del muro“.

Schumer dijo a la prensa: “Este cierre de Trump, el berrinche que parece hacer, no le conseguirá su muro y afectará a muchas personas”.

Fuente: Clarín

 



Articulos relacionados