Descubrieron qué siente la gente antes de morir

Un algoritmo analizó los textos escritos por pacientes con enfermedades terminales y presos próximos a ser ejecutados para determinar qué sensaciones experimentaban. Los resultados contradijeron lo esperado.



No Banner to display

Se le teme a la muerte. La mera idea pensar en ella genera un escalofrío. La pregunta es automática: ¿cómo se siente morir? ¿Qué pasa en los minutos previos? ¿Qué sucede después? Una nueva investigación dilucidó la cuestión de los sentimientos del moribundo, en los días previos, antes de que su vida termine.

A partir del estudio de textos de enfermos terminales y de presos condenados a muerte, se llegaron a conclusiones inesperadas. Kurt Gray, líder de la investigación, de la Universidad de Carolina del Norte, señaló: “Cuando imaginamos nuestras emociones, cuando nos acercamos a la muerte, pensamos principalmente en la tristeza y el terror, pero resulta que morir es menos triste y aterrador -y más feliz- de lo que la gente cree”.

En el primero de los experimentos, Gray y sus colegas analizaron el contenido emocional de los mensajes en los blogs personales de pacientes con enfermedades terminales que estaban a punto de morir de cáncer o esclerosis lateral amiotrófica (ELA). A modo de comparación, pidieron a un grupo de participantes, a través de Internet, que imaginaran que habían sido diagnosticados con cáncer terminal y que escribieran una entrada en un blog con la idea de que solo les quedaba unos pocos meses.

Una vez analizados los datos, descubrieron que las publicaciones de los enfermos terminales incluían palabras de emoción, de felicidad mucho más positivas que aquellos participantes simulados, que optaron por más palabras descritas como de emoción negativa. El fenómeno recrudecía a medida que pasaba el tiempo y se acercaba la muerte: los enfermos apelaban aún más a sentimientos positivos.

En el segundo experimento, el equipo a cargo realizó un análisis comparativo de los textos escritos por presos condenados a muerte y convictos ya ubicados en el corredor de la muerte, próximos a ser ejecutados. Los resultados fueron los mismos: las palabras positivas aparecieron con mayor asiduidad con la cercanía a la muerte. Tanto en los enfermos terminales como en los reclusos en el corredor de la muerte, se registraron alusiones frecuentes a, por ejemplo, la religión y la familia, lo cual sugiere que tales cuestiones ayudan a sofocar la ansiedad por el inexorable deceso.

Fuente: Infobae

Etiquetas: Curiosidades, Noticias. Bookmark the permalink.