Balearon a una jugadora de la selección argentina durante el cortejo fúnebre de su hermano en Tucumán

Rocío Correa es delantera de San Lorenzo y del conjunto nacional Sub 20. Ella y otros miembros de su familia recibieron golpes y balazos de goma de parte de la policía cuando se dirigían al cementerio



No Banner to display

Rocío Correa, jugadora de San Lorenzo y de la selección argentina, recibió golpes y balazos de goma de parte de la Policía cuando participaba del cortejo fúnebre de su hermano, Sergio, quien falleció el pasado miércoles en un accidente vial.

El episodio se produjo en San Miguel de Tucumán, en la intersección de las calles Independencia y Lincoln, cuando la familia Correa acompañaba el traslado al cementerio de los restos de Sergio, de 17 años, que murió tras ser atropellado por un camión cuando circulaba a caballo por la autopista Tucumán-Famaillá.

“El auto se paró porque se quedó sin nafta. Venía un acompañamiento muy grande y se juntaron muchos policías que se arrimaron de manera muy violenta”, dijo la madre del joven fallecido en las puertas de los Tribunales provinciales, a donde concurrió junto a su marido y su hija, Rocío, para realizar la denuncia por lo ocurrido.

Sergio, el padre de la futbolista de San Lorenzo, mostró los golpes que le quedaron en el rostro y en el cuerpo, y continuó: “Les pedimos que respeten, que iba a enterrar a mi hijo y que ya traían la nafta. Pero ellos empezaron a decir que nos dispersemos y empezó la discusión. Ahí empezaron a remontar las (escopetas) Itakas y a pegar”.

En diálogo con el medio “Los primeros” de Tucumán, Rocío aseguró haber recibido disparos de balas de goma y planteó: “Esto va más allá del dolor. Queríamos que se pusieran en nuestro lugar porque íbamos a enterrar a mi hermano”.

Fuente: Infobae