Así es el club sexual ultra secreto para ricos y famosos al que se accede por 75 mil dólares anuales

Un espacio creado para explorar los deseos más íntimos en un entorno de absoluta confidencialidad está ganando notoriedad entre multimillonarios de ciudades como Nueva York y Los Ángeles.



No Banner to display

Una sociedad secreta compuesta por personas económicamente exitosas que rinden culto a su cuerpo es la nueva sensación underground en ciudades como Los Ángeles, Nueva York y Cannes. Bautizado con el nombre de Snctm, en alusión al vocablo “santuario” en latín, el club privado más erótico del mundo les cuesta a sus osados miembros hasta 75 mil dólares anuales para mantener una membresía que les permite explorar sus fantasías más privadas.

Hace cuatro años que Damon Lawner —el enigmático fundador y propietario de Snctm— decidió hacer realidad su visión de un espacio en el que hombres y mujeres pudieran llevar adelante verdaderos bacanales de la era digital inspirados en la era dorada de Roma y Atenas, donde los prejuicios instaurados a nivel social en lo que respecta al comportamiento sexual eran menos estrictos que en la actualidad.

Alzando la bandera por la causa que el denomina de “libertad erótica”, Lawner se propone “erotizar a la raza humana” en un camino hacia el autodescubrimiento, que en el proceso seguramente también lo convierta en un hombre muy adinerado, ya que los miembros masculinos del club privado suelen desembolsar en promedio unos 2.000 dólares por evento, a los cuales sólo asisten las mujeres más bellas de todas partes del planeta.

Modelos, jóvenes profesionales y actrices se pasean en ropa interior del más elaborado encaje, mientras que los hombres, vestidos de rigurosa etiqueta, las observan pasar con máscaras inspiradas en el mundo animal. Pequeños carteles con las leyendas de “Cómeme” o “Tócame” invitan a la interacción entre los asistentes, mientras que técnicas de bondage originarias de Japón son implementadas sobre hombres y mujeres dispuestos a explorar nuevas sensaciones.

Las fiestas distan de ser multitudinarias y suelen estar compuestas por grupos reducidos de hombres que pagan alrededor de 1.900 dólares por evento o 1.500 si vienen acompañados por una mujer. Para los más acomodados, una membresía anual de 75.000 dólares incluye el ingreso a todos los encuentros, mientras que un colgante con un león como pendiente otorga acceso a las habitaciones privadas. Los interesados en sumarse al selecto club deben realizar un juramento de sangre y firmar un documento de inspiración sectaria.

Uno de los eventos más esperados del año tendrá lugar hacia fines de mayo durante el glamoroso Festival de Cannes. Allí se llevará adelante una saturnal a bordo de un fastuoso yate, donde un número muy reducido de personas que componen lo que se conoce como el 1% más acaudalado del mundo saldrá en una excursión por las costas de la Riviera francesa.

A pesar de lo arriesgado de la propuesta, Lawner asegura que no se involucra sexualmente con sus clientes y que tampoco se le permite hacerlo a ninguno de sus empleados. Como muchos de los que participan, el disfruta simplemente su rol voyeurista, creando un espacio para que otros exploren sus fantasías.

Fuente: Infobae

Etiquetas: Curiosidades, Noticias. Bookmark the permalink.